Archivo de la categoría: Vivir en Sevilla

Vivir en Sevilla por Alfonso García

19.09.2014 Alfonso García, Discos Khurcius):
VIVIR EN SEVILLA (Gonzalo García-Pelayo, 1978)

Esta película bien pudo, de haberse estrenado en las condiciones adecuadas, en el momento adecuado, y contando un poco con los favores de ese azar que tantas alegrías le ha dado a García-Pelayo en otras actividades, ocupar el lugar, dentro de la historia del cine español que se le adjudica a la “Opera prima” de Fernando Trueba, dos años posterior. Es más, creo que todas esas cosas que la crítica de aquel momento, incluso la posterior, podía alegar para dar naturaleza a la considerable sobrevaloración de la simpática película del madrileño, y que lamento no poder compartir, sí tendrían mucho más sentido si se aplican a “Vivir en Sevilla”

A los cinco minutos ya sabes si es o no para ti. Si no lo es, desiste y pasa a otro asunto. Si lo es, bienvenido al club de fans. Como si de un Godard vitalista y andaluz en la época de la Transición se tratara, el director manda a paseo todas las convenciones del buen narrar académico y, con sus entusiastas actores de ocasión (incompetentes absolutos, pero eficaces), habla de algunas de las cosas que realmente interesan en este mundo. La convivencia y disociación de amor y deseo, la libertad, la creación, los extraños giros del destino, y la enseñanza de saber esperar el disfrute de los momentos de plenitud, o la sensualidad que impregna todo en Sevilla. Con la gratificante adición del retrato de una fantástica escena de underground cultural, como esa con la que, en varios terrenos, contaba la ciudad andaluza en ese momento.

Aquí la frescura no es una pose y el descaro ninguna forma de provocación. Como no son provocativos los reiterados desnudos femeninos ni ofensivo un muy concreto plano, hacia el final, donde se materializa un deseo expresado mucho antes por el protagonista. Disfrutas, como nunca hubieras sospechado, de diálogos torpísimamente recitados, hasta declaraciones de amor hechas libreto en mano. Te seducen las parrafadas pretenciosas o cómicas de la voz en off del protagonista (¡qué letras de canción escribe, señores!).

La tardía divulgación de esta indefinible rareza no la va a sacar de su asumido malditismo, pero, seguro, sí que le va a garantizar a Gonzalo Garcia Pelayo (que, por cierto, después de larguísima ausencia ha vuelto al cine con energía torrencial), una muy legítima revisión que, con seguridad, le ha retirado ya de la marginalidad (en cuanto a inexistencia en las historiografías oficiales de su cine) y acabará situándole en el lugar que merecen la peculiaridad y el gran mérito de ese arte libérrimo, provocativo para quienes, como Pilar Miró, acabaron imponiendo el funesto corsé de la “calidad”

Habrá películas interpretadas muy profesionalmente por actores de técnica impecable. Las habrá con habilidosa intriga argumental. Y muchas con una factura visual irreprochable. Pero, a diferencia de “Vivir en Sevilla”, puedes prescindir de ellas. Porque ni huelen a pelo de mujer ni en ellas baila Farruco.

Todo el año en feria niño, ¡vaya bien, queco!

Gonzalo García Pelayo 11.05.2014

En la feria de Sevilla me gusta ver, me gusta llorar el último día .
Hoy es ese último día que Miguel dice en Vivir en Sevilla (http://www.youtube.com/watch?v=ef_hiNjgt-M) en el minuto 17 43 segundos:

Off: Estuve yo ahí en la feria de Sevilla ¡eh! Caminito de… de esto, de… ¡del chocolate, ya! Que íbamos de recogida, fuimos el domingo, ¿no?, porque a mí me gusta ver, en la feria de Sevilla me gusta ver, me gusta llorar el último día ¿no? Porque fíjate tú lo que sería ¿no? Todo el año en feria niño, ¡vaya bien, queco! Por eso le digo al chaval: ¡ea, venga, vámonos a coger el taxi! No, se lo dije yo, no, me lo dijo él, ahí va, dice: oye pues… Era domingo ya, él se había ido…Total, nos habíamos peleado el sábado, nos habíamos peleado el sábado por la noche y entonces va y me dice, o sea, no me dice nada, llegó, se sentó allí, dice venga vamos a… ¿cómo era coño? ¡Ah! digo: vale, dice: ¿cómo estará la feria..? ¿Encontraremos taxi? Digo ¿hoy…

Texto; Ana dijo: “Yo también te sigo queriendo, pero no sé lo que me pasa. Dame una pausa. Espérame.”
Y se separó de Miguel.

Off:…las 12 de la noche que son…? Ahora mismo vamos, nos damos una vuelta, o sea que cuando lleguemos… ¿Cuándo volvamos? Volvemos en taxi tío, no lo tenemos ni que buscar. Dice: bueno, bueno. Digo: que si hombre, que… que total que nos fuimos para allá y entonces después ya nos veníamos para acá, veníamos ya de… digo: pero bueno, bueno, los chocolates tío allí en la Virgen de los Reyes ¡eh! Que está a la salida… bueno va, va…
(transcripción de su hijo Jeri Iglesias)

Este off lo grabó Miguel antes del rodaje. Cómo toda la inspiración es suya puedo decir que es la palabra hablada y grabada que más me gusta de todo lo que nunca escuché. Dura apena minuto y medio.

Llenos de barro en el Mar Muerto

Gonzalo García Pelayo 04.05.2014

Gonzalo García Pelayo Con su hija Vanessa en el mar muerto

Con los barros del Mar Muerto (dicen que son buenísimos para la piel) y con mi hija Vanessa. Ella salió, de niña, en “Vivir en Sevilla”, ahora en junio bailará en “Copla” y será mi ayudante en temas de feminidad y aflamencamiento y, en “Niñas” será una de las tres madres que se reúnen con las chiquillas de la película.

Azahar y Vivir en Sevilla

Gonzalo García Pelayo 24.02.2014

Portada Azahar de Gonzalo García Pelayo

Este fin de semana “Vivir en Sevilla” ha pasado de las 200.000 visitas en youtube

Azahar, el grupo de Jorge Flaco Barral, pone música en el momento cumbre (1 hora 40 minutos 20 segundos) con un tema de su disco “Elixir”.
Grabé con muchos grupos de rock, además de con Azahar estuve en los estudios en las producciones de Smash, Gualberto, Granada, Triana , Goma, Alfredo Carrión, Azabache, Eduardo Bort, Albatros, Ibio, Música Electrónica Libre, Tilburi, Pau Riba, Burning, 40 Años De Rock, Volumen, Indiana, The Moon, Alameda, Medina Azahara, Cai, Rh+ con Javier Vargas, Cánovas Adolfo Rodrigo y José María Guzman, Alarma!, Manolo Tena, Trúpita, Miguel Ríos (sólo coordiné un disco), Zaguán, Lejos de Allí, Barra Libre (con Silvio y Miguel Ángel Iglesias)…


El tema de Azahar:

Torrencial y nuevo

Rubén García López

Rubén García López me ha etiquetado en una foto. Torrencial y nuevo:
Mañana a las 20h en la Filmoteca Española, último pase de VIVIR EN SEVILLA, 2º largometraje de Gonzalo Garcia Pelayo. Da igual el asco que nos dé la filmoteca o que, como sucede con tanto cine español, no haya modo de acceder a una copia digna: la que hay, en Betacam, se defiende con dignidad y la pantalla grande del Doré merece ser visitada con peregrinación cuando se trata de obras de la radicalidad y grandeza de las tres primeras de García-Pelayo. Créanme que no es lo mismo que en la pantalla pequeña, y además vayan ustedes a saber durante cuánto tiempo van a existir copias válidas para proyección de esta joya. Por decir algo, yo no veo ni a Godard ni a Garrel en esta película; entiendo por qué algunos los ven, pero creo que es por ganas de ver algo, porque esto es demasiado diferente; yo veo más a algunos otros, pero qué importa: esta película es única y no se parece a nada, o se parece demasiado poco (¿a Portabella? ¿a Straub?, pero las diferencias son mayores que las semejanzas…). A lo mejor tiene más gracia citar otras artes: siempre suele tenerla. En la polémica entre cine de poesía y cine de prosa, VIVIR EN SEVILLA lo tiene claro: poesía en prosa. Esta película la podría hacer un poeta a lo Fonollosa o un novelista a lo Burroughs; la podría hacer Jimmy Hendrix, porque es para García-Pelayo un equivalente al legendario “Star spangled banner” de aquel. Es el “Manifiesto de lo borde”, reescrito años más tarde en imágenes y sonidos por un moderado hombre de las praderas (bueno, ¡un pecador de las praderas!) y, sobre todo, protagonizada y hecha a la medida de uno puro y duro: Miguel Angel Iglesias. Es una película guarra (de verdad: guarra; un adjetivo que adoro), de difícil camino en un mundo corrompido por la ideología erótica; una película que huele a sexo y deseo, con o sin amor, de hecho se diría que, cuando hay amor, es más guarra todavía; una película hecha con la carne de los cuerpos pero también de las calles, y de las palabras. Una película comprometida con el sonido directo, como en reacción al doblaje de MANUELA, en donde no existía el acento andaluz. La rebelión más brutal contra la Andalucía que retrató el cine español previo (y el extranjero, sin duda), pero también contra la pretensión posible de instaurar una nueva oficialidad: el nuevo verosímil de VIVIR EN SEVILLA no es el de las gentes de esa Sevilla que ya el don Ramón de MANUELA tildaba de extremadamente puritana, sino el underground sevillano: el de M.I. Iglesias, el de Silvio… Es una película sobre un mundo nuevo, o que al menos quiere serlo. Es, como FRENTE AL MAR, una película con la que medirnos; ambas nos miran como un reto, como un desafío, ideológico (más que político), estético…

2 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 27.01.2014

Vivir en Sevilla

Vivir en Sevilla de Gonzalo García Pelayo

“Vivir en Sevilla es tanto de bagaje vivencial (Garrel y Eustache) como cultural (Godard) y sin embargo profundamente andaluz (casi gitano) de raíz, lo que le aleja de cualquier sospecha de afrancesado acomplejado. Sus territorios son los lapsos de descanso de sus héroes. Atiborrada de ideas visuales y narrativas, Vivir en Sevilla es una de las obras maestras olvidadas del cine español.” (Álvaro Arroba)
Álvaro me escribe un email (no nos conocíamos) diciéndo que ha votado esta película entre las ¡¡ 10 mejores de la historia !!. Es un correo electrónico, él se llama Arroba y creo que es una broma. No lo era:
http://explore.bfi.org.uk/sightandsoundpolls/2012/voter/823
Es el sondeo que cada diez años hace Sight and sound entre críticos y directores de todo el mundo los aficionados a las listas (Javier Ikaz etc.) guarden este link, por ejemplo Francis Ford Coppola vota al lado del crítico sevillano Francisco Algarín, también vota Woody Allen, Manoel de Oliveira, Quentin Tarantino, Paulino Viota, Abel Ferrara, Aki Kaurismäki, Luis Miñarro, Kenneth Branagh, Juan Campanella, Hong Sangsoo, Martin Scorsese, Fernando Colomo, Arturo Ripstein, Béla Tarr, Ventura Pons, Sam Mendes, Pere Portabella, Olivier Assayas, Miguel Gomes etc). La número 1 era Vértigo de Hitchcock y Vivir en Sevilla quedaba en el puesto 900. Creyeron a Álvaro y a partir de ahí, ciclos en Sevilla, Santander, Viena, ahora Madrid y después Paris, Coruña y Lisboa.

Vivir en Sevilla de Gonzalo García Pelayo

Voz en off : Miguel miró a Teresa y se le ocurrió decirle: Teresa, ¿por qué no te quitas el vestido? A Teresa le hizo gracia la ocurrencia y añadió: ¡qué libre me siento aquí Miguel, respirando aire y sin vecinos que nos puedan ver! Al quitarse el vestido le dijo: de todas maneras tengo combinación, vente aquí, no? Le pidió Miguel. Al verla acercarse le dijo: ¡qué guapa estás así! La vio con la combinación blanca que recordó que tanto le gustaba. Levantarle la falda a una mujer es lo mejor que han hecho estas manos en toda su vida, dijo Miguel, luego le añadió: ¿qué prefieres que te diga? ¿te amo y te deseo? o ¿te deseo y te amo? Teresa también le respondió enseguida: Ahora dime te deseo y te amo, cuando me vaya dime te amo y te deseo. Miguel añadió: si pudiésemos solo ver el vientre y los muslos de todas las mujeres, el único problema consistiría en que tuviésemos la suerte de que todas llevases bragas blancas, podríamos liarnos con cualquiera de vosotras o con todas a la vez, sin peleas, sin celos, sin que nadie tuviera que abandonar a nadie. Y ella le contestó: pero te han debido enseñar por ahí amor mío que las mujeres somos algo más que unas bragas blancas obedientes como yo en estos momentos. Claro, ya lo sé, le dijo Miguel, sois también la ilusión, el descanso, las caderas, la fuerza, las manos, los pechos, la inocencia, el cuello, el perfume, el pelo, los labios, la cara, la alegría y los ojos. ¿Con qué prefieres hacer el amor de todo eso que has dicho? Vamos a ir cada día que nos veamos, uno a uno. Bien, hoy la alegría, tocarla, acariciarla, penetrar la alegría, dijo Miguel, poco después, añadió:
– Quizás no han sido ciertas algunas de las tonterías que he dicho pero es verdad que te quiero, es verdad que te deseo, que amo tu carne, te quiero porque eres una mujer, también te quiero por ti misma pero sobre todo porque eres una mujer.

(El ciclo de conferencias en la Universidad de Sevilla que coordinó Manuel J. Lombardo se llamó “Penetrar la alegría” por esta secuencia)

Vivir en sevilla de Gonzalo García Pelayo

Miguel lee: – Juan no podía creer que estaba con ella allí delante suya, le pidió que abriera su bata y que viniese hacia él, lentamente, moviendo su coño entre sus muslos, se echó para atrás y mientras que ella se sentaba sobre su pecho sintió cómo los músculos de sus caderas poco a poco se relajaban al poner su coño sobre él, levantó los ojos para ver su cara y Juan gimió, sufría, era el querer ser y no poder, ella decía su nombre y le sonreía, no porque le divirtiese su sufrimiento, su angustia, sino porque ella ya era, ya estaba en ella misma, en el amor, y Juan no, se dio cuenta que había dos dimensiones entre ellos, por eso dijo: quiero sentirte sobre mí, quiero que orines en mi pecho, un ale de contracción y de nuevo un gran relajamiento del vientre y de los muslos sintió Juan sobre sí, también su orín caliente, era de ella, venía de dentro suyo, se sintió parte de ella, siempre pensó que este tipo de relaciones no le interesaba pero estaba descubriendo que solo tenía interés con la mujer a la que de veras se ama, que de esa forma se obtenía todo su ser y ella lo tenía a él todo entero. Quiso seguir en este camino y le pidió algo que nunca había imaginado, quiero tomarte por el ano, deseo penetrar en ti, en tu intestino. Al entrar en su cuerpo Juan sintió que nacía allí, deseó lanzar fuerte su semen y recorrerla toda por dentro disolviéndose en ella, en su estómago, en su esófago, por la garganta hasta su cerebro.

He enviado este relato, único erótico que he escrito a:
EDISI organiza un nuevo concurso de relatos eróticos para La I Muestra Eroslove www.eroslove.es
Consultad las bases en: http://www.edisi.es/wp-cont…/uploads/…/01/BASES-CONCURSO.doc
Y los premios del concurso en: www.edisi.es
www.eroslove.es

“Vivir en Sevilla” ha pasado de las 160.000 visitas en youtube, cosa que para algo con 36 años desde que se hizo es una cifra inesperada y sorprendente. En Madrid se estrenó, no fue nadie y ahora se vuelve a dar en pantalla grande. Dos pases en la Filmoteca española, Cine Doré, calle Santa Isabel nº 3 Madrid:

4 – Martes 19:45 Sala 1 VIVIR EN SEVILLA (Gonzalo García Pelayo, 1978). Int.: Ana Bernal, Miguel Ángel Iglesias, Lola Sordo. España. BSP. 108′
Mesa redonda con la presencia de Gonzalo García Pelayo, Manuel Asín, Luis López Carrasco, Álvaro Arroba, Ricardo Adalia Martín y Luis García Gil

15 – Sábado 20:00 Sala 1 VIVIR EN SEVILLA (Gonzalo García Pelayo, 1978). Int.: Ana Bernal, Miguel Ángel Iglesias, Lola Sordo. España. BSP. 108′
El dia 4 habrá, al final, mesa redonda con presencia de Álvaro y otros amigos, todos muy del cine.

 

Estreno de Niñas en Madrid

Vivir en Sevilla, Vanessa, una pelicula de Gonzalo García Pelayo

Niñas, Vanessa, una pelicula de Gonzalo García Pelayo

La niña que está en la primera imagen (de “Vivir en Sevilla”-1978) es la mujer que abajo ofrece el mismo gesto (Niñas-2014). Han pasado 36 años y la acción se repite. Daniel Trapiello ha captado la intención y el momento de ambas cintas donde interviene mi hija Vanessa GP Alvarado.
“Niñas” se estrena en Madrid el próximo sábado 28 de marzo a las 20.30 en la Cineteca del centro cultural del Matadero dentro del festival MargenesCine. La presentaré acompañado por Vanessa.

Gonzalo García Pelayo

24.03.2015

“Ensalada de sintagmas” para definir su texto cinematográfico

Vivir en Sevilla, Frente al mar, Corridas de alegría

Aplicando su máxima “frente a la qualité, cantidad”, García-Pelayo se lanza a producir películas baratas, de rápida realización aprovechando el mismo equipo, las mismas localizaciones de rodaje, los mismos actores. Era un gesto que respondía a la urgencia de los tiempos y a la manera en que este director entendía el compromiso social y político con esos mismos tiempos. Vivir en Sevilla y Frente al mar las produce él mismo, mientras que para Corridas de alegría cuenta con el apoyo de Andrés Vicente Gómez. Ya hemos hablado de Vivir en Sevilla, incluso hicimos hincapié en el baile de Farruco que literalmente parte la película en dos. Frente al mar y Corridas de alegría participan de una misma manera de entender el lenguaje cinematográfico. En la primera mediante el intercambio sexual de parejas que conversan sobre esto y aquello y hasta se acercan a escuchar a El Negro del Puerto contando el Romance de Bernardo el Carpio. La segunda una road-movie al compás de los pies de La Farruca, en la que se machacan los clásicos del thriller moderno: delincuencia, prostitución, drogas, travestidos… Tres ejemplos de un cine inclasificable, imposible de gobernar.

Julio Pérez Perucha

La película más libre, arriesgada, desprejuiciada, anárquica, de la historia del cine español

Miguel está enamorado de Ana. La relación no funciona del todo y deciden romper. Ana se enamora de un pintor sevillano que ha regresado tras cuarenta años de exilio pero no puede olvidar a Miguel. Miguel inicia una apasionada relación con Teresa.

La película más libre, arriesgada, desprejuiciada, anárquica, de la historia del cine español. Todo el cine español actual parece antiguo, ñoño, sin sangre, en comparación. A destacar la memorable, antológica, secuencia protagonizada por Silvio con una merluza de campeonato, y el genial baile de Farruco.

Su amor por Ana y su desencuentro circundan una película que es a la vez documental, una ficción y su propio making off. Y que no es ninguna de estas cosas, eufórica, poética, sensual, desquiciada y serena. Con la Transición de fondo ineludible, un fresco que capta la luminosa primavera sevillana de 1978, y sus míticos personajes. Como Silvio, chispeante, y Farruco en un intenso baile. En palabras de Alfonso Crespo: “¿Godard, Garrel, Eustache, Rouch, Truffaut, Rozier, Brisseau, Monteiro? Pelayo”.

Álvaro Arroba