Archivo de la etiqueta: TV

Rocío y José en Canal Sur

11.05.2016

Mi amigo (y medio hijo) Joserra Halcón me informa:
“La película Rocío y José tuvo una buena y sorprendente acogida en la audiencia andaluza. Tuvo 174.000 espectadores de media (es decir, que la vieron completa) y 607.000 andaluces que la vieron al menos durante un rato. No está nada mal, teniendo en cuanta que el prime time de Canal sur tiene por lo general cifras más bajas. Y todo ello, un lunes, a día de hoy la noche donde hay más competencia, junto con el jueves. Enhorabuena pues!!!”

Me alegra hondamente que haya tenido tanto o más seguimiento que los programas en horas claves. Espero que vuelva a ocurrir cuando proyecten “Copla” (y “Alegrías de Cádiz”, “Niñas” etc).

Rocio y Jose (41) Rocio y Jose (29)

El Rocío

25.05.2015

A esta hora debe estar llegando el momento cumbre de la romería del Rocío. Doce años consecutivos la recorrí, en uno de ellos la retransmití desde los diferentes caminos para Antena 3 Radio, donde dirigía los programas musicales. En otra ocasión, en 1982, realicé esta película que fue la última de las que dirigí en aquella época y de la que Marcos Ordóñez escribía en uno de sus artículos:
“El año de su estreno, García Pelayo se despidió de la afición (“No dejé el cine: el cine me dejó a mí”) con “Rocío y José”, una joya de insólita pureza, mitad documental mitad ficción, con ecos (y mido mis palabras) de Pasolini y Ford, que narra la historia de amor de dos adolescentes en la romería que va de Triana al Rocío.”
Más tarde, en 1986, hice para el espacio “Vivir cada día” un corto, “Tres caminos al Rocío”, recientemente “descubierto” por Rubén García López que trata de las peregrinación de invierno por los caminos de Sevilla, Sanlúcar de Barrameda y Huelva y en cuyo rodaje conocí a mi actual mujer,Carmen Barroso Rubio, madre de mi último hijo, Pablo.

Cartel Rocío y José de Gonzalo García Pelayo

Veinte mil semanales

Gran alegría me dio ayer Rubén García López (“Y la relación sentimental más audaz, provocadora y virulenta de la historia del cine español”, dice al final):
Recién me entero de que la serie “Delirios de amor”, creada por Antonio González Vigil y emitida por TVE en 1989, se puede ver íntegra en la infame web de RTVE. Entre los capítulos se encuentra una maravilla llamada “Veinte mil semanales”, dirigida por Gonzalo Garcia Pelayo, que no abandonó el cine, ni mucho menos (y menos mal, porque hubiera sido un final demasiado desolador), con “Rocío y José”. Junto a “Pensión El Patio”, su otra obra de aquel año, con la que forma una sumamente extraña pareja (aunque para mi su partner perfecto es la también televisiva y magistral “Tres caminos al Rocío”) fue su testamento fílmico hasta su retorno del año pasado. “Veinte mil semanales” es una de las películas esenciales de García-Pelayo, la más íntima, la más solitaria, la más dura y descarnada, la más hecha a corazón abierto. Junto a “Vivir en Sevilla”, posiblemente la que de entre las suyas más se atreve a hablar en primera persona. También su único film de interior (huelga decir hasta qué punto “Frente al mar” no lo es) y el único ajeno al mundo andaluz (solo habría que añadirle la indeterminación geográfica de “Niñas”, pero es que en esta el espacio y el tiempo desaparecen: solo hay mirada). Es, además, un alucinante y alucinado resumen de los años 80 españoles, que me atrevería a emparentar en este sentido con “Pont de Varsovia” de Portabella. Y la relación sentimental más audaz, provocadora y virulenta de la historia del cine español, dicho sea de paso.
Aquí:
www.rtve.es/…/d…/delirios-amor-veinte-mil-semanales/2653097/
Si la veis no dejeis de comentármela que es como volver a vivirla. Hasta ayer creo que Rubén era la única persona que la había visto y que yo supiera. Es como un estreno.

Veinte mil semanales, delirios de amor RTVE de Gonzalo García Pelayo

Memoria sin ira

Rubén García López 24.07.2014

“Memoria sin ira” (Gonzalo Garcia Pelayo, 1987). El material televisivo de García-Pelayo, una vez más se demuestra más valioso aún que algunos de sus largometrajes. Esta no se cuenta entre sus obras mayores (como sí hacen “Tres caminos al Rocío” y “Veinte mil semanales”) pero su plano inicial (el de la foto), la relación música/familia/comuna/política, o el modo en que la historia de Jarcha es convertida en una pregunta lanzada al interior de la España pesoísta del momento (me niego a decir “socialista” porque no es el caso) la dan un lugar más que estimable. Y teniendo en cuenta que, además, entiendo que García-Pelayo no era muy fan del grupo.

Memoria sin ira, Gonzalo García Pelayos 1987

Entrevista en TVE de Aragón

Ayer se emitió en un informativo de Tve en Aragón esta entrevista de más de tres minutos y medio donde hablo de cine, música y juego con imágenes y música de Fernando Arduan, Triana, Mayka Romero, “Alegrías de Cádiz”, “Manuela· y “Amo que te amen”. Es un reportaje de Javier Losilla en mi paso por Zaragoza dentro del ciclo de nueve películas que se proyectan en su Filmoteca (que sigue este fin de semana con “Frente al mar”). Está en el minuto 21 con 4 segundos:
http://www.rtve.es/…/no…/noticias-aragon-02-06-2015/3152374/

Gonzalo García Pelayo

Veinte mil semanales, una película para mujeres

Tuve una conversación con mi padre sobre 20.000 semanales en la que me preguntó que si me había gustado, le dije que sí, pero que para mí es difícil porque soy su hija y porque soy mujer…

Gonzalo: Niñas es claramente muy para mujeres y Delirios muy poco para ellas.

Mi amigo Vicente Monroy, hablando de películas de mi padre en general y de 20.000 semanales en particular me comentó:

Vicente: No lo leas en términos empáticos, léelo como una realidad. Una película no tiene por qué darle la razón a nadie, de hecho no tiene por qué implicarse moralmente en lo que cuenta.

Hice el esfuerzo pues, de no empatizar con nadie, pero al final empaticé con todos discrepando con Gonzalo en que Delirios o 20.000 semanales fuera una película para hombres.

El protagonista quiere un amor aséptico, desinfectado de todo aquello que infecta y afecta a una relación tradicional de amor, de deseo y por tanto sexual.

Y ella ¿Pero es que está tan enamorada desde el primer día que acepta la relación que él propone?  Ella acuerda, pacta con él que será así a pesar de su primera idea, romántica de no cobrar, ante su primer instinto de entablar una nueva relación con las mismas bases de siempre. Acepta porque le gusta, porque cree que es mejor para mantener la relación, porque cree que es mejor para mantener una independencia. Ella también ha aprendido del pasado, cuenta en el vídeo que le gustaba un hombre físicamente, que además le gustaba su posición socio-económica, que no sabía si había sido feliz y que cuando se quedó sola no podía permitirse la vida que quería….luego este hombre le está ofreciendo todo aquello que ella quiere… y además lo puede tener con otros hombres también porque no le está pidiendo exclusividad, lo difícil será encontrar a otro hombre que acepte esas condiciones, pero eso sería otra película, una para hombres….y también para mujeres.

Es decir, un pedazo de acuerdo! ante el que instintivamente las mujeres nos oponemos porque no es la idea que tenemos de una relación amorosa.

La mujer tiene que quitarse el corsé de cómo tiene que ser una relación amorosa, ¿por qué disfrutar del amor significa vincular toda tu vida a una sola persona? y sobre todo, todo el tiempo hasta agotarlo, hasta apagar la llama del deseo. No puedes pedirle todo a una persona, lo encontrarás en varias. Te puedes enamorar de varias personas simultáneamente y tener derecho a querer disfrutarlo.

Me viene a la mente esta frase de Marguerite Duras  “Ese faltar de las mujeres a sí mismas ejercido por ellas mismas, siempre lo he considerado un error”.

El protagonista recuerda el principio de la relación que mantiene ahora con Ana y que dura ya tres años,  no explica si ha habido cambios, si él sigue viendo a otras mujeres o si ella ve a otros hombres… lo que importa es cómo empezó, lo que importa es que funciona, la experiencia anterior les había costado a cada uno mucho más y en este caso “por tan solo 20.000 semanales”. No hay acuerdo bueno cuando solo uno gana, tienen que ganar los dos, el famoso Win-Win.

En cuanto a la narrativa de la película, genial!

Vanessa G-P

08.09.2014