Archivo de la etiqueta: Rubén García López

Memoria sin ira

Rubén García López 24.07.2014

“Memoria sin ira” (Gonzalo Garcia Pelayo, 1987). El material televisivo de García-Pelayo, una vez más se demuestra más valioso aún que algunos de sus largometrajes. Esta no se cuenta entre sus obras mayores (como sí hacen “Tres caminos al Rocío” y “Veinte mil semanales”) pero su plano inicial (el de la foto), la relación música/familia/comuna/política, o el modo en que la historia de Jarcha es convertida en una pregunta lanzada al interior de la España pesoísta del momento (me niego a decir “socialista” porque no es el caso) la dan un lugar más que estimable. Y teniendo en cuenta que, además, entiendo que García-Pelayo no era muy fan del grupo.

Memoria sin ira, Gonzalo García Pelayos 1987

Niñas ¿Se ha hecho un diario de un rodaje en fb?

Gonzalo García Pelayo 22.06.2014

¿Se ha hecho un diario de un rodaje en fb? Por si acaso lo voy a hacer del rodaje de “Niñas”. Hoy no rodamos pero dentro de una hora tengo una reunión con Vanessa García-Pelayo, mi hija, alma, ayudante de dirección y de producción, guionista y actriz de la película para preparar la semana próxima. Además de que me gusta mucho su expresión obsérvese el perfecto arco que hace su cuello con mi hombro y el que hace el hombro de Paco Millán con mi cuello. Me siento felizmente encajado entre ambos.

Paco Millán, Gonzalo y Vanessa García Pelayos rodaje de la película Niñas

Hoy lunes seguimos con el rodaje de “Niñas”. Primero, grabación de voces en offs de las niñas recién llegadas y de Alicia y Julia que las esperamos hoy. Por la tarde, todas viendo tomas ya rodadas y sus reacciones (espero que risas), una conversación y durmiendo por la noche con unos globos iluminados que Rosa Avila, la abuela de todas, ha traido de América (efectos especiales baratitos). Recuerdos de “Cero de conducta”.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Elena Piñango encontró este momento de Manuela, una de nuestras “Niñas”. Postearé primeros planos de todas. La foto tiene un par de horas tan solo. No tengo preferidas pero la belleza de Manuela nos tiene a todos impresionados.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Pilar, que transmite su confianza, su bienestar de niña feliz (aunque todas parecen serlo y hablan de ello). Una seguridad sorprendente en su inteligencia y en su belleza. La foto también es de Elena, que hoy ha captado el aura de todas las “Niñas”.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Paula es de una delicadeza como nunca vi. Tiene una capacidad para expresarse con sus gestos que envuelve en misterio cualquier mirada, cualquier asentimiento de su propia personalidad. Elena también captó el alma de una de nuestras “Niñas”.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Julia llegó ayer, rodó cosas colectivas en “Niñas” y hoy lo hará ya en escenas personales hablando y tocando en el piano la música básica que acompañará varias escenas (trozo del Stabat mater de Bononcini). Elena La tomó así ayer. Su hermana Alicia es una de las que llamamos mayorcitas junto a Cristina y Marta.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Con Javier Garcia-Pelayo y José Enrique Izquierdo Boza he hecho todas las películas desde Vivir en Sevilla a Alegrías de Cadiz (cinco películas) Los tres estudiamos juntos en el mismo colegio aunque mi hermano enseguida deambuló por otras aulas. Javier se encarga de la producción y localizaciones y José Enrique creo que está haciendo su mejor foto conmigo en “Niñas” superando incluso a Rocío y José.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Acabamos de rodar esta secuencia de “Niñas” que no quieren dormir la siesta que les intentan imponer los mayores. Elena hizo la foto con la iluminación de José Enrique hace apenas 20 minutos. Diario del rodaje. Manuela y Julia en plano.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Sigo con “Niñas”, las seis principales. Lydia, la más pequeña y de las más desenvuelta delante de la cámara. Tiene una risa muy llamativa y contagiosa como su personalidad. Niña, niña.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

A la izquierda, Sofía, de las mayores de las seis pequeñas que canta a Scarlatti acompañada por su prima Alicia, ya adolescente y que forma parte del grupo que llamamos de las mayorcitas en “Niñas”

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Las seis “Niñas” principales que tienen una prima más pequeña y cuatro más grandes. Lydia, Manuela, Sofía, Julia, Pilar y Paula se llaman (de izquierda a derecha en la foto). Nos tienen muy contentos.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Pilar toca el clarinete, el instrumento favorito de Mozart, para encantamiento de su hermana Manuela (hermana en la película) ambas hijas de Silvana Navas Guerrero que se llama igual, Silvana, que además tiene a dos hijas más que dibujan y hacen yoga (Alicia y Julia). Mañana rodamos con las cinco por la mañana temprano. El clarinete, de ébano, es el suyo y lo toca con convicción.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Silvana, madre de cuatro “Niñas” mientras la mayor hace yoga.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Ahora Julia acompaña a su hermana Alicia en los ejercicios matutinos de “Niñas”.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

A Cristina se le ha ocurrido añadir una gata pequeña a una escena de “Niñas” también pequeñas que rodamos después de comer.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Elsa tiene una niña y espera mellizos. Hoy se han incorporado al equipo y han empezado a rodar en “Niñas”.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Casi todos (faltan cinco o seis actrices pequeñas) los componentes del equipo artístico y técnico de “Niñas”. Elena Piñango nos hizo esta foto.

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Un cámara, un director de fotografía y un productor, esta mañana temprano empezando la jornada de rodaje de “Niñas”.
(Paco Millán, Jose José Enrique Izquierdo Boza, Javier Garcia-Pelayo)

Niñas de Gonzalo García Pelayo

Las “Niñas” enloquecieron hoy con la llegada de los niños. Aquí, Lydia con Manuel.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

Así acabará “Niñas”, con Alvaro y Manuel contemplados por todos los personajes de la película (y por los posibles espectadores). Lo rodamos hoy aunque no signifique final del rodaje. Costó un buen rato que los dos niños aceptaran sonreír al mismo tiempo como estaba especificado en su guión.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

En la obra hay cuarenta segundos de baile de Vanessa que aquí ensaya observada por el segundo cámara Paco Millán. En “Niñas”, hoy domingo, hubo mucho baile.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

“Niñas” y más mayores bailando todas en un decorado magnífico donde hemos echado el día. Vanessa ayuda a las pequeñas Paula y Lydia, Virginia baila junto a Carmen. Unas sevillanas antiguas con maravillosas letras:

Rosa de pitiminí,
cuatro o cinco en un ramito

Cuatro o cinco en un ramito
Rosa de pitiminí
Ole, ole, ole, ole
Rosa de pitiminí
Cuatro o cinco en un ramito

Cuatro o cinco en un ramito
Se las tengo que poner
Ole, ole, ole, ole
Se las tengo que poner
A mi novio Manolito

Con el vele, vele, vele
Manojito de claveles
Que me dió a mi un sevillano
Qué bonito y qué bien huelen
Por la mañana temprano

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

Rosa Avila es la organizadora de la reunión familiar de “Niñas”. Ella ha tenido seis hijas (Vanessa, Silvana, Candela, en la película) que hasta el momento le han dado once nietas y ahora espera conocer a sus dos nietos varones, mellizos, que acaba de tener su hija Elsa.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

Virginia, que junto a su hermana Marta, llegó de Sevilla para incorporarse al rodaje de “Niñas” el viernes pasado. Baila con su prima Sofía (que llegó de Las Vegas), las dos mejores bailaoras de su edad dentro de la película.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

Silvana bailó ayer en “Niñas” por sevillanas como en Alegrías de Cadiz bailaba por alegrías. Ella y Rosa Avila son las dos actrices profesionales que ya trabajaron conmigo antes y que lo siguen haciendo en esta película. Para la fiesta de ayer Vicente Monroy vino acertadamente vestido para estar en el ambiente.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

El equipo de cámara al completo (José Enrique y Paco) saben bailar sevillanas con mucho estilo y se unieron a la fiesta, al final de la toma, bailando con Rosa y Vanessa. Mientras tanto, Javier, Rubén, Vicente y yo solamente miramos, sin saber bailar, como unos malages.

Niñas una película de Gonzalo García Pelayo

Cómo distribuir siete cineastas en un espacio

Gonzalo García Pelayo 09.05.2014

“Que sean Cádiz” y estar entre 21 y 40 años las condiciones del casting que hace un año hacíamos para buscar a las actrices de Alegrías de Cadiz. En el blog de Luis García Gil, Los oficios del diletante, está una larga entrevista (40 minutos, sólo para gente muy interesada y miembros del equipo de la película) http://luisgarciagil.blogspot.com.es/search… que hacíamos él y yo en la mitad del casting (ya habíamos rodado a Beatriz Torres Rivero, iban a empezar Revuelo etc) antes de empezar el rodaje. La foto de Rubén García López, de exacta composición (cómo distribuir siete cineastas en un espacio), es de ese mismo día. Hablamos de intenciones, algunas no realizadas, otras sí.

Siete cineastas en Alegrias de Cádiz de Gonzalo García Pelayo

Everybody in Paris talks….

Gonzalo García Pelayo 21.03.2014

Boris Nelepo en Jeu de Paume cilco Gonzalo García Pelayo

Boris Nelepo se fotografía con nosotros y escribe: After the avant-première of beautiful Rocío y José in Jeu de Paume. Everybody in Paris talks now about great Gonzalo Garcia Pelayo and his films.
Llegó de Rusia con una revista (que tengo en mis manos) de 16 páginas a color de texto y fotos de nuestras películas. Lo mejor de todo, ¡ en cirílico !, la ilusión que siempre tuve. Llegan de Cádiz Jeri y actrices de las Alegrías de allí y todos juntos, más contentos que el ángel de la guardia con Oliveira. París es una fiesta.

Revista en la que Boris Nelepo habla del cine de Gonzalo García Pelayo

Esta es una doble página (hay ocho dobles) de la revista rusa donde Boris Nelepo escribe de todas las películas. A la izquierda fotos y a la derecha texto en glorioso cirílico. Esta es la dedicada a Alegrías de Cadiz que vamos a estrenar en París dentro de tres horas. La foto de Manuela es un descubrimiento de Boris que ve en el final de esta película parecido gesto de la actriz con el de Laura al final de Alegrías, pequeña foto a su lado. No lo pensé al rodarlo y me gusta que un crítico sagaz me muestre estas coincidencias de estilo con 38 años de diferencia.

Comentarios:

  • Rubén García López Coño, Gonzalo, que mujeres agachando la mirada hay decenas en tus pelis!! Descubrimiento, lo que se dice descubrimiento…

  • Gonzalo Garcia Pelayo Sí, pero estos son dos finales.
  • Rubén García López Menos herniamiento todavía, entonces, jaja. En cualquier caso, la mirada de Manuela no es final. En esa foto, Manuela está sola como lo estaba su madre y todo, este hecho y su ropa de luto, nos hacen ver que correrá el mismo destino que aquella (que desaparece de la película, no olvidemos, de pura soledad). Sin embargo, llega Antonillo. Y entonces Manuela levanta la mirada, sonríe y se quita el pañuelo de la cabeza, tal como hizo escenas atrás a petición de su marido. Se abrazan y tú escribes en pantalla: “el amor está viniendo/es posible la vida”. La mirada abajo de Alegrías de Cadiz es otra historia, es esa aceptación del destino universal que yo explico como sabes con una cierta obsesión de tu cine por la Virgen del Rocío como emblema de femineidad. En realidad, esas dos miradas se oponen en su fondo, aunque sin duda se relacionen en su superficie (que no es poco importante).
  • Gonzalo Garcia Pelayo Magnífico análisis Ruben. Gracias.

Estar en los dos sitios a la vez

Rubén García López

Rubén García López ayer escribió estas ideas que me ilusiona pensar que son un marco global de mis obras:
La armonía y la belleza siempre estarán en contra de la vida, del tiempo y de la carne. A mi me gustan las películas de Gonzalo, entre otras muchas cosas, porque claramente mantienen la belleza como ideal, pero a la vez la someten a la erosión de lo disonante, de lo rugoso, de lo pesado (los cuerpos pesan, y la belleza odia el peso), en suma: de la vida. Sus películas acostumbran a estar en esos dos sitios a la vez. Único.

Gonzalo Garcia Pelayo 09.03.2014

Torrencial y nuevo

Rubén García López

Rubén García López me ha etiquetado en una foto. Torrencial y nuevo:
Mañana a las 20h en la Filmoteca Española, último pase de VIVIR EN SEVILLA, 2º largometraje de Gonzalo Garcia Pelayo. Da igual el asco que nos dé la filmoteca o que, como sucede con tanto cine español, no haya modo de acceder a una copia digna: la que hay, en Betacam, se defiende con dignidad y la pantalla grande del Doré merece ser visitada con peregrinación cuando se trata de obras de la radicalidad y grandeza de las tres primeras de García-Pelayo. Créanme que no es lo mismo que en la pantalla pequeña, y además vayan ustedes a saber durante cuánto tiempo van a existir copias válidas para proyección de esta joya. Por decir algo, yo no veo ni a Godard ni a Garrel en esta película; entiendo por qué algunos los ven, pero creo que es por ganas de ver algo, porque esto es demasiado diferente; yo veo más a algunos otros, pero qué importa: esta película es única y no se parece a nada, o se parece demasiado poco (¿a Portabella? ¿a Straub?, pero las diferencias son mayores que las semejanzas…). A lo mejor tiene más gracia citar otras artes: siempre suele tenerla. En la polémica entre cine de poesía y cine de prosa, VIVIR EN SEVILLA lo tiene claro: poesía en prosa. Esta película la podría hacer un poeta a lo Fonollosa o un novelista a lo Burroughs; la podría hacer Jimmy Hendrix, porque es para García-Pelayo un equivalente al legendario “Star spangled banner” de aquel. Es el “Manifiesto de lo borde”, reescrito años más tarde en imágenes y sonidos por un moderado hombre de las praderas (bueno, ¡un pecador de las praderas!) y, sobre todo, protagonizada y hecha a la medida de uno puro y duro: Miguel Angel Iglesias. Es una película guarra (de verdad: guarra; un adjetivo que adoro), de difícil camino en un mundo corrompido por la ideología erótica; una película que huele a sexo y deseo, con o sin amor, de hecho se diría que, cuando hay amor, es más guarra todavía; una película hecha con la carne de los cuerpos pero también de las calles, y de las palabras. Una película comprometida con el sonido directo, como en reacción al doblaje de MANUELA, en donde no existía el acento andaluz. La rebelión más brutal contra la Andalucía que retrató el cine español previo (y el extranjero, sin duda), pero también contra la pretensión posible de instaurar una nueva oficialidad: el nuevo verosímil de VIVIR EN SEVILLA no es el de las gentes de esa Sevilla que ya el don Ramón de MANUELA tildaba de extremadamente puritana, sino el underground sevillano: el de M.I. Iglesias, el de Silvio… Es una película sobre un mundo nuevo, o que al menos quiere serlo. Es, como FRENTE AL MAR, una película con la que medirnos; ambas nos miran como un reto, como un desafío, ideológico (más que político), estético…

4 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 29.01.2014

Frente al mar:

Frente al mar Gonzalo Garcia Pelayo

Hace unos días Boris Nelepo publicaba en su fb en ruso este fotograma subtitulado de “Frente al mar”, que dada la guasa del tema prefiero no traducir. Fue la única película que tuvo buena crítica hace 35 años. José Luis Guarner la votó como mejor película española de 1978. Parece que le gustó a Almodovar que ofreció papeles a Rosa Avila tras verla en esta cinta (también trabajó después con Amenabar). Solidísimo guión y diálogos del escritor José María Vaz de Soto en una casa espectacular de Chipiona donde pasé, de niño, varios veranos. A destacar la interpretación de mi hermano Javier Garcia-Pelayo. Olaf Möller, que la presentó con elogios abrumadores en la Viennale, escribió hablando de la “infidelidad controlada”:
From the moment he made first plans for production, García Pelayo has always considered VIVIR EN SEVILLA and FRENTE AL MAR one single entity, connected by a very causal relationship: The latter was to become the reflection of the former, in a different light – literally so, as it was shot in spring and the other the following autumn. Whereas VIVIR EN SEVILLA revolves around fidelity, FRENTE AL MAR deals with “controlled infidelity”: during a trip from Sevilla to Chipiona, three couples explore the joys of partner swapping. Unsurprisingly, their erotic journey is filled with lots of casual, complicated, long-lasting, wonderful sex. Even more than sex, however, they engage in talks – about all kinds of subjects: Following the end of Fascism, all community issues can, may, and must be reviewed, from partnership questions to national reform. After all, it is imperative to build a new and better society. Its hesitant optimism lends FRENTE AL MAR an inner radiance that is incredibly rare, infinitely precious – both in life and in film.

Rubén García López presentará hoy la película en la Filmoteca. En su fb escribió este texto:
A las 17:30, estaré en el cine Doré presentando “Frente al mar”, obra maestra fundamental de Gonzalo Garcia Pelayo, cine erótico de altura, culminación de esa suerte de política de los afectos, política de la carne, que se postula en todo su cine. Como muestra de que sigue siendo la más menospreciada de sus películas, solo hay un pase, así que no perdérselo, porque si me pongo chulo hasta os diría que es la mejor de todas!

(Creo que José Luis Guarner hubiera estado de acuerdo con Rubén. También Olaf Möller)
“El viaje a Chipiona, Cádiz, de tres parejas que pretenden encontrar la verdad que hay debajo de sus pieles mediante el intercambio de parejas y el sexo cariñoso por encima de las convenciones morales de sus padres, resulta ser una buddy movie política, dubitativa y muy esclarecedora del desconcierto de un país que de repente se ve tan libre y lleno de posibilidades como cuando se mira al horizonte nadando en el mar.” (Álvaro Arroba)


Un solo pase 6 – Jueves 17:30 Sala 1 FRENTE AL MAR (Gonzalo García Pelayo, 1979). Int.: Miguel Ángel Iglesias, Javier García Pelayo, Rosa Ávila. España. 35mm. 88