Archivo de la etiqueta: Pedro Romero

Pedro G. Romero

09.12.2015

“Impresionante, Gonzalo, uff, la de la “Copla” he tenido que verla dos veces, siempre me sobrepasas cualquier imaginación previa que le pongo a tus películas…. en cuanto a lo de mi exposición y ciclo, en fin, es perfecto el fragmento de “Amo que te amen”, el previo a la saeta y la saeta misma, esa especie de corto que llamas Dolor y que está en el centro de la película”
Me ha escrito Pedro G. Romero, artista y promotor de exposiciones. Pedro organizó hace años la muestra “Vivir en Sevilla” que paso por esa ciudad y por el DF de México. Fue importante su punto de vista cinematográfico de “Vivir en Gonzalo” y ahora me es muy importante su visión de mis dos últimas películas en relación a una muestra que prepara sobre la Semana Santa. Más cosas de Pedro:
https://www.youtube.com/watch?v=-RDvZZ_5OFA
http://blogs.zemos98.org/…/pedro-g-romero-en-140-caracteres/
http://fxysudoble.com/es/archivo/cronologia/2013/

Pedro G. Romero

La alegría sin el contrapunto de la tragedia

Escena de los camarones Alegrías de Cádiz de Gonzalo García Pelayo

La alegría sin el contrapunto de la tragedia. Una lección de optimismo pagano que se convierte en Ovni en 2014, donde el erotismo no tiene ninguna culpabilidad.
El 18 de este mes empieza el ciclo de las películas en el Jeu de Paume (me impresiona su dirección postal: Plaza de la Concordia nº 1).https://www.facebook.com/events/216775921841176/?fref=ts Muy bien organizado, han hecho pases para prensa y ya tenemos una agudísima crítica francesa de Alegrías de Cadizhttp://www.theartchemists.com/alegrias-de-cadiz-gonzalo-garcia-pelayo-lallegresse-sans-le-contrepoint-de-la-tragedie/
Hablan de la “joie de vivre” que ellos aprecian tanto y después de una detallada biografía donde ponen en primer plano la importancia que han tenido Pedro Romero o Álvaro Arroba para la realización del ciclo entran en el análisis de la película (me gusta lo que hablan de las voces y el tratamiento extraterrestre que nos vuelven a dar, como hicieron en Viena) que traduzco:
Hemos podido ver en preestreno el producto de la vuelta de este hombre célebre y cineasta desconocido hasta aquí. Nos ha seducido por su alegría de vivir, su frescura, su gusto por la improvisación, incluso del bricolaje. Es un film musical y una declaración de amor a la ciudad andaluza, sus calles y callejas, sus bares, sus parques, sus playas, sus hermosas mujeres. Su arte de vivir y su arte sin adjetivos: el estilo flamenco típico de Cádiz que se llama efectivamente “alegrías”, poema cantado compuesto por octosílabos y de las que una de su más conocidas, “Tiriti, tiriti, tran tran” resuena en sus créditos sobre un fondo de techos en terrazas de un blanco incandescente y de cielo azul. A lo lejos, la mar.
La trama narrativa, muy simple(tres/cuatro parejas de jóvenes se hacen y se deshacen) es constantemente interrumpida por numerosas escenas ya sean improvisadas, ya sean filmadas en el Carnaval, como esa irresistible chirigota de amas de casa, interpretada por hombres. Los textos, rítmicos, de una sorprendente inventiva sonora y verbal, son cantados o dichos. Algunos protagonistas, como el poeta-boxeador, (uno de los hijos de Pelayo, ya que el film es también un asunto de familia) se expresan en verso, mientras que otros, como el cantautor Fernando Arduán, que interpreta su propio personaje, canta dos veces su éxito Pepa). Los discursos se cabalgan, se sobreponen, son sustituidos por un texto en off. Es una fiesta del verbo y de la voz.
Pepa es la heroína de la película. El papel es interpretado por cuatro chicas diferentes, precioso guiño a Ese Obscuro objeto del deseo (antes de los créditos nos las presentan en el casting).
Pepa es también el nombre de la constitución Española del 1812, promulgada por Cádiz, el día de San José, durante la guerra de independencia contra Napoleón. La carta Magna de la resistencia , como el carnaval, donde el pueblo puede hablar a los poderosos. Es el espíritu frondoso que anima Alegrías de Cádiz, una película como el mundo al revés, donde nadie trabaja, todo el mundo juega (con las mascaras, con las palabras) donde el erotismo no tiene ninguna culpabilidad. Sin iglesia, sin cura, sin indignados. Sin la sombra de un estatua de mandatarios: la alegría sin el contrapunto de la tragedia. Una lección de optimismo pagano que se convierte en Ovni en 2014.