Archivo de la etiqueta: Filmoteca

García Pelayo en la Filmoteca de Zaragoza

19.05.2015

El próximo jueves 21 de mayo empieza un ciclo de mis películas en la Filmoteca de Zaragoza. En sesiones de fin de semana, durará más de un mes (hasta el 27 de junio). Se empieza por el principio, por “Manuela” (acabo de saber la muerte de Manuel Molina y edito esta publicación con el recuerdo que él cierra esta película cantando “Por primera vez”) y se llegará hasta “Amo que te amen” y “Copla”. Primer ciclo con nueve películas (y además, VIVIR En Gonzalo. El documental.) Acompañado por Orson Welles y por el cine que se hacía cuando Franco, recuerdo que el dictador acababa su vida cuando yo estaba montando “Manuela”.
¿Cuántos amigos de fb podré ver cuando vaya a presentar las dos últimas películas el viernes 29 de mayo?
Programación del mes:
http://www.filmotecazaragoza.com/performances/2015/5

Programa filmoteca de Zaragoza

12.06.2015

Fin de semana en la Filmoteca De Zaragoza. Dos de “Rocío y José” por una de “Corridas de alegría” dentro del largo ciclo que allí proyectan con mis nueve películas (y el VIVIR En Gonzalo. El documental.) Me llega información casi diaria por fb de mis amigas Maite Gómez Sancho y Antonia Estévez Campos. A ver que me cuentan de estos dos días (y de ayer que fue el primer pase de Corridas). A ver cual gustó más.

Entradas filmoteca de Zaragoz

26.06.2015

¡¡ VIVIR En Gonzalo. El documental. hoy casi cerrando el ciclo de la Filmoteca De Zaragoza (18.00 horas) !! Ocasión casi única, entren y vean. Lo realizaron Pepe Freire y Luis García Gil, aquí en la foto. ¿Qué sentiría usted por estos hombres (creo que estas cosas nunca te la hacen las mujeres) si le hubieran dedicado varios meses a glosar los aspectos más queridos de su persona en un documental? Lo mismo siento yo.
…y mañana, cierre definitivo con el segundo pase de “Copla” (también a las 18.00). No dejen de verlas.

Programa filmoteca de Zaragoza

Filmoteca de Cantabria, templo del Cine Español

13.02.2015

Mañana vamos a Santander al pase de “Niñas” que organiza la Filmoteca de Cantabria. Hemos ido con todas las películas a ese templo del cine español con el fin de pedir la bendición de Paulino Viota. Los conocimientos de cine que tiene Paulino creo que lo convierten en el heredero directo de André Bazin y suponen para nosotros la cima mundial de la crítica cinematográfica quizás junto a Jean Narboni o Adriano Apra pero con una actividad actual más continuada. Y Paulino es y vive en Santander, destino de nuestro peregrinaje anual. Les propondré también (para abril) la presentación del libro-dvd de “Amo que te amen” que ya está en máquinas.

Niñas en Santander 1

Muy buen viaje a Santander. Vimos “Niñas” con Paulino Viota y otros amigos en la sala del Cine Club Filmoteca de Cantabria llena a la mitad. Vanessa, Javier y yo quedamos muy satisfechos de los análisis que hicieron Paulino y José Luis, que presentó la película. Después del pase estuvimos hasta la lluviosa madrugada protegidos en un amplio bar con típico sabor de la tierra. Las “Niñas” pasaron con nota su examen más importante. (Foto dePaco Ibañez Pacolini)

 Niñas en Santander 2

Me escribe Julius Richard un enloquecido comentario (que aprecio mucho que “Niñas” pueda provocarle). Destaca al principio:: 1:11:11, maravillosa duración.
Y después: Tras el video meliora y la metamorfosis óptica. Ya no el mismo que hace una hora once minutos y once segundos (con sus pausas y sus paréntesis y sus comercios). ¡Qué bello el gesto del amor a Lo Real, el Amor de Mirada Circular! Al fin allende la ficción, ser afín y pese al contracampo. Es la voz, su voz, y no la tuya intertitular la que con-e-mociona, es verdad, es esa transparencia. Un cosmos femenil que es el vientre de una memoria feliz, y eso es muy hermoso gonzalo. El círculo de lo real inscrito en el cuadrado de lo cinemático, es un ritual muy sagrado, muy éxtimo, muy sublime (a la Blake) y eterno (a la Spinoza). Un gusto entrar en ese círculo que es como el dios de Agustín de Hipona, cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguna…
(Foto de Aytani Kemitani)

Niñas en Santander 3

Torrencial y nuevo

Rubén García López

Rubén García López me ha etiquetado en una foto. Torrencial y nuevo:
Mañana a las 20h en la Filmoteca Española, último pase de VIVIR EN SEVILLA, 2º largometraje de Gonzalo Garcia Pelayo. Da igual el asco que nos dé la filmoteca o que, como sucede con tanto cine español, no haya modo de acceder a una copia digna: la que hay, en Betacam, se defiende con dignidad y la pantalla grande del Doré merece ser visitada con peregrinación cuando se trata de obras de la radicalidad y grandeza de las tres primeras de García-Pelayo. Créanme que no es lo mismo que en la pantalla pequeña, y además vayan ustedes a saber durante cuánto tiempo van a existir copias válidas para proyección de esta joya. Por decir algo, yo no veo ni a Godard ni a Garrel en esta película; entiendo por qué algunos los ven, pero creo que es por ganas de ver algo, porque esto es demasiado diferente; yo veo más a algunos otros, pero qué importa: esta película es única y no se parece a nada, o se parece demasiado poco (¿a Portabella? ¿a Straub?, pero las diferencias son mayores que las semejanzas…). A lo mejor tiene más gracia citar otras artes: siempre suele tenerla. En la polémica entre cine de poesía y cine de prosa, VIVIR EN SEVILLA lo tiene claro: poesía en prosa. Esta película la podría hacer un poeta a lo Fonollosa o un novelista a lo Burroughs; la podría hacer Jimmy Hendrix, porque es para García-Pelayo un equivalente al legendario “Star spangled banner” de aquel. Es el “Manifiesto de lo borde”, reescrito años más tarde en imágenes y sonidos por un moderado hombre de las praderas (bueno, ¡un pecador de las praderas!) y, sobre todo, protagonizada y hecha a la medida de uno puro y duro: Miguel Angel Iglesias. Es una película guarra (de verdad: guarra; un adjetivo que adoro), de difícil camino en un mundo corrompido por la ideología erótica; una película que huele a sexo y deseo, con o sin amor, de hecho se diría que, cuando hay amor, es más guarra todavía; una película hecha con la carne de los cuerpos pero también de las calles, y de las palabras. Una película comprometida con el sonido directo, como en reacción al doblaje de MANUELA, en donde no existía el acento andaluz. La rebelión más brutal contra la Andalucía que retrató el cine español previo (y el extranjero, sin duda), pero también contra la pretensión posible de instaurar una nueva oficialidad: el nuevo verosímil de VIVIR EN SEVILLA no es el de las gentes de esa Sevilla que ya el don Ramón de MANUELA tildaba de extremadamente puritana, sino el underground sevillano: el de M.I. Iglesias, el de Silvio… Es una película sobre un mundo nuevo, o que al menos quiere serlo. Es, como FRENTE AL MAR, una película con la que medirnos; ambas nos miran como un reto, como un desafío, ideológico (más que político), estético…

Entonces Gonzalo sería Gaudí…

Gonzalo García Pelayo 02.02.2014

Vicente Monroy y Gonzalo Garcia Pelayos en el rodaje de Niñas

Babs Johnson, ahora Vicente Monroy, que será arquitecto y cineasta pronto me envía este maravilloso (al menos para mí) comentario:
Siempre me ha sorprendido una cosa que se da en la cultura española, y es una especie de disincronía con respecto al resto de Europa. Lo explico siempre a través de un ejemplo del que me hizo darme cuenta el profesor Carlos Sambricio en clase de Historia de la Arquitectura: el Escorial. El Escorial no es, lógicamente, el paradigma de lo renacentista, ni del orden ni del equilibrio ni de nada (esos paradigmas están en Italia, creo, o lo mismo son un mito), pero es mucho más hermoso que todo eso por haber accedido a un grado ajeno al tiempo, a una estética del anacronismo que tiene que ver con las influencias de los árabes, con el calor, con el secarral donde se impone y otro montón de extrañas casualidades. Extendido a nuestro cine, siempre ha sido así: figuras extrañas, solitarias como objetos misteriosos son el equivalente español a las olas y nuevas olas gregarias en el resto de Europa.
Hoy estamos de suerte. Sobre una de esas figuras misteriosas, Gonzalo Garcia Pelayo, empieza un ciclo en el Cine Doré. Durante algo más de una semana vamos a tener una oportunidad única de acercarnos a una de esas figuras ajenas al tiempo, capaz de acceder a un cruce de influencias que no tiene nada que ver con un movimiento grupal preciso. Su lugar es uno extraño entre la cultura popular, el pensamiento trascendente y una extraña influencia de la modernidad. Superponiéndolos, escapa de la sincronía europea de las nuevas olas. Y vuelvo a hacer una equivalencia arquitectónica: podríamos comparar, por ejemplo, a Juan Antonio Bardem con Secundino Zuazo, con esa fórmula rigurosa y racional de diseño. Entonces Gonzalo sería Gaudí, una fuerza viva de la iconografía, imposible de colocar en su tiempo o en cualquier otro porque se ha enfrentado, que diría Warburg, “a la marea del tiempo”.
Hoy a las 17,30, Manuela.

(Gracias Babs)

 

7 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 08.02.2014

Rocío y José:

Rocio y Jose Gonzalo García Pelayo

Trabajé entre 1980 a 1986 produciendo estos seis discos de AUTE LUIS EDUARDO (hablábamos de Ana Karina, de Truffaut, de Cioran, me presentó a Sabina…). Antes de ayer me envió su último disco-dvd, El niño que miraba al mar https://www.youtube.com/watch?v=JaO3E63KCk0&feature=kp y hoy va a presentar “Rocío y José” que hice en aquellos años y que él clasificó como “la película más bonita del cine español”.

Probablemente a mis amigos de fb no les atraiga el Rocío ni les gusten las sevillanas. No se qué inventar para interesarlos en “Rocío y José”. Veamos:
a) Paulino Viota presentó así (en Santander) la película, dijo entonces ser su preferida, la más madura. En este vídeo (cuidado que son 29 minutos (sólo aconsejable para amigos muy cercanos)) habla de todas al principio y vale para presentar el ciclo entero (en ese momento no existía Alegrías de Cádiz, que luego la puso empatada con Rocío). El mejor análisis de “Rocío y José” marcando los momento e ideas claves.
b) Hans Hurch, director de la Viennale, nos sorprendió en correo privado diciéndonos: “…puede parecer extraño pero la película que más me gusta es “Rocío y José”…me gusta mucho como combina lo documental con la ficción y esos elementos de la historia que aparecen y desaparecen”. Nos pareció sorprendente este juicio desde Viena. Olaf Möller comentó allí que era la música que prefería, incluso más que la de Manuela (Olaf es especialista en Schönberg, de verdad).
c) Hace unos días Natalia de Los Hijos, punta de lanza del nuevo cine en nuestro país, me dijo que la acababa de ver y había desplazado a “Vivir en Sevilla” en sus preferencias.

“Rocío y José, la película más lineal de García Pelayo. Es una película sobre ‘Dios te salve, María, llena eres de gracia’ con el tempo de John Ford y una fotografía orientalizante donde se retrata una historia de amor puro en la caravana rociera, con una música muy propia a base de éxitos de las sevillanas rocieras.” (Álvaro Arroba).

Días de estreno de “Rocío y José” en Madrid. Así escriben de ella en París:
Gonzalo García Pelayo filma la peregrinación de Triana hacia El Rocío  con los ojos de un antropólogo teñidos por la memoria cinéfila clásica, recreando una especie de tiempo mítico en el que pasado, el presente y el futuro parecen suspendidos. El polvo, la luz y el nacimiento del amor entre un par de niños y un par de adolescentes son los protagonistas principales de esta película de una pasmosa belleza que combina misticismo y narración antropológica. La banda sonora, compuesta principalmente de sevillanas tradicionales de la Romeria (sevillanas rocieras), es de nuevo de una importancia fundamental: como siempre con el cineasta, la música es documental y ficción, testimonio de una época y pura emoción.

Álvaro Arroba que junto la revista Revista Lumière, iniciaron la recuperación de nuestras películas (y estuvieron en Sevilla, Viena y estarán en París) dice:
Rocío y José, la película más lineal de García Pelayo. Es una película sobre ‘Dios te salve, María, llena eres de gracia’ con el tempo de John Ford y una fotografía orientalizante donde se retrata una historia de amor puro en la caravana rociera, con una música muy propia a base de éxitos de las sevillanas rocieras.

Entrevista en Lumière (de Alfonso Crespo y Francisco Algarín Navarro): Hay una idea que subyace en el filme: no vivir sino ser vivido. Es algo que está presente en alguna de mis películas. En Manuela se percibe, aunque nadie parece notarlo. Esa es la idea central tanto de Rocío y José como de Vivir en Sevilla. La sensación de que nos viven, de que no somos los protagonistas. Eso es lo que refleja el mejor poema de la historia para mi gusto, el Ave María. Me refiero sobre todo a la primera parte.http://elumiere.net/especiales/pelayo/entrevistaI.php

Comentario de Alfonso Crespo en Lumière: Esto, quizás, explicaría esa sensación de panteísmo que sacude especialmente Manuela, Vivir en Sevilla, Frente al mar y Rocío y José. Es esta palabra sagrada y sensible la que irrumpe en su cine y lo puntúa, la que posee a la propia materialidad de los filmes y a los personajes-intermediarios, la que de repente atraviesa a Ana, Miguel Ángel, Luis o a José, la que es síntoma del arrebatamiento de la gracia, esa fuerza bajo cuyo signo Pelayo enunció lo más inolvidable de su filmografía.http://elumiere.net/especiales/pelayo/palabra_green.php

Curiosidad: la voz de Rocío es de Rosa Avila, protagonista de “Frente al mar” y actriz también de Alegrías de Cadiz. Guzmán sale en su segunda película 31 años antes de su parrafada en Alegrías. Oscar está en el vientre de su madre mucho antes de ser boxeador en Cádiz. Agata, su madre, sería la pareja que está a punto de romper con Miguel, que ya era el padre de Jeri. Casi hermanos si mezclamos realidad y ficción. En fin. (Por cierto no existe esa palabra el el rollo final, ni ninguna que la sustituya como en otros casos.)
Truffaut decía que le gustaban las películas con caballos.

8 – Sábado 20:30 Sala 2 ROCÍO Y JOSÉ (Gonzalo García Pelayo, 1982). Int.: Curro Franco, María José López. España. 78′
Presentada por Luis Eduardo Aute

18 – Martes 20:30 Sala 2 ROCÍO Y JOSÉ (Gonzalo García Pelayo, 1982). Int.: Curro Franco, María José López. España. 78′

6 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 31.01.2014

Alegrías de Cádiz:

Alegrias de Cádiz Gonzalo García Pelayo con Selu

Cuando estaba con Selu en el rodaje de Alegrías de Cadiz soñaba con críticas como esta que acaba de publicar Marcos Ordóñez en su blog del País: (http://blogs.elpais.com/…/sobre-alegr%C3%ADas-de-c%C3%A1diz…)
Sobre “Alegrías de Cádiz”
Por: Marcos Ordóñez | 31 de enero de 2014
Hay muchas teorías sobre los orígenes de Cádiz, la ciudad más antigua de Occidente. Se dice que los primeros gaditanos eran fenicios que venían de Tiro y de Sidón, pero yo creo que llegaban de otro mundo, muy libre y muy blanco, tan blanco como su luz de cal y de sal. Ya bien lo dijo el Beni, alienígena con estatua, en frase inmortal: “Mira si es antiguo Cádiz que ni siquiera tiene ruinas”.
Alegrías de Cádiz, el feliz retorno al cine de Gonzalo García Pelayo, es la película más libre y luminosa que he visto en mucho tiempo, y documenta que sus personajes bien podrían ser de ese otro mundo por su forma de hablar, de reir, de cantar y de moverse por la vida. Y por el brillo en los ojos y los cuerpos de las cuatro Pepas protagonistas (Laura Espejo, Beatriz Torres, Rosario Utrera y Marta Peregrina – y también, Pepas colaterales pero presentísimas, Jessica Sánchez, Silvana Navas y Patricia Galindo). Y por las sonrisas, el vacile, el balanceo, el dejarse llevar. Un mundo felizmente ritual, pautado por el alegre coro de las chicas del Revuelo, hermanas de sangre de las hadas zumbonas de El sueño de una noche de verano, y con apariciones monárquicas como la de Mariana Cornejo, reina y maga de ese mundo antiguo y sin ruinas, o el compás como narrador de Javier García Pelayo, el rey de la Sota Americana, uno de los últimos hippies verdaderos que quedan, que habla como un viejo sabio que lo ha visto todo pero aún sigue maravillándose y dejando que la vida centellee.
Hay otro narrador, un joven monarca ocioso y mujeriego, Jeri Iglesias, que lanza delirantes proclamas y se pone estupendo pero nunca falso, porque sus palabras, que en boca de otro podrían sonar pomposas o retóricas, brillan y brincan como peces locos en el agua. El Jeri parece la reencarnación de su padre, el gran Miguel Ángel Iglesias de Vivir en Sevilla y Corridas de alegría, vuelto a la tierra, al paraíso original gaditano, con más fuerza y todavía más locura pero, me atrevería a decir, sin una gota de su tormento: ese retorno es el mejor homenaje que podrían hacerle sus compadres, los García Pelayo. Y como los Pelayos son contagiosos en el mejor y más dichoso sentido de la palabra, ahí asoma también Oscar, poeta y boxeador, hijo de Gonzalo y sobrino de Javier.
Y no me olvido de la voz y la música de esa revelación que es Fernando Arduán.

Viendo Alegrías de Cádiz no dejé de pensar en lo mucho que le gustaría a Pasolini esta película. Todavía más: si Pier Paolo, en un salto digno de Gianni Rivera, su mediocampista favorito, hubiera esquivado la muerte en Ostia, bien podría haber marcado gol en Cádiz. O sea, que yo lo veo resucitado allí, mirando así, cantando por alegrías, descojonándose con el ingenio inagotable y la poesía auténticamente popular de las chirigotas y comiendo capirotes de camarones. En Cádiz podría Pasolini volver a sonreír y encontrar las sonrisas de todos los Ninettos y todos los Acattones: la sonrisa de aquellos barrios de Roma, los borgate de las orillas del Tíber, que todavía olían, como sus gentes, “a jazmín y a sopa humilde”.

Alegrías de Cádiz, que atrapé el pasado diciembre en la sala Berlanga (CineMad) y todavía no ha llegado a los circuitos llamados “comerciales”, hace honor a su nombre: alegría de vivir, de rodar, de contar. A mí me da igual que comience historias que luego abandona, que los actores entren y salgan de sus personajes, o miren a cámara, o improvisen, o enmudezcan y rompan a reir: así como brota la vida en los relatos.
A mitad de película, por ejemplo, se produce la irrupción gloriosa de las chirigotas, con su ingenio desinhibido y reluciente, y hay que parar como se para en Cádiz para recibir los carnavales. ¿Qué puede haber más importante? Juan Orol paraba la acción en una de sus películas porque los protagonistas se iban al fútbol y creía que el público tenía que ver el final del partido, y Clint Eastwood hizo algo parecido en Escalofrío en la noche para que escucháramos a Cannonball Adderley tocando en el festival de jazz de Monterrey.
Siempre habrá quienes digan que no se pueden mezclar las aguas, que una cosa es un documental y otra una ficción, y categorizaciones por el estilo: peor para ellos, porque sus vidas estarán igualmente encajonadas.
Felizmente, Gonzalo García Pelayo sigue fiel a su visión del mundo, a su lema de marino fenicio o, directamente, extraterrestre, por raro y por libre: “No hay puerto más seguro/que el de ser fiel a lo incierto”. Y lo bueno, la espléndida noticia, es que su prodigiosa longitud de onda está encontrando múltiples y merecidos ecos en certámenes de toda España y del extranjero. Tras la presentación de Alegrías de Cádiz en el festival gaditano Alcances, y luego en el de Sevilla, sus películas se vieron, el pasado otoño y en salas repletas, en el Festival Internacional de Cine de Viena (Viennale 2013), y en febrero se verán de nuevo en el ciclo que le dedica a partir de mañana la Filmoteca en el cine Doré, al que seguirá una retrospectiva en el Museo del Jeu de Paume de Paris, del 18 de marzo al 6 de abril. Y ya está rodando la siguiente, Niñas, mientras prepara Que se me paren los pulsos, un viaje al corazón de la copla mas feroz: tras treinta años de silencio cinematográfico, esto es un retorno por todo lo alto. Que no decaiga.

Con los comentarios de Jordi Costa, Paulino Viota, Luis García Gil, Pedro Calvo, Fernando Gonzalez Lucini o Ricardo Adalia Martín, que por cierto presentará la película en Filmoteca española es lo máximo que podíamos esperar. Chicas, Jeri etc. hablan de todas vosotras. Compartid, compartid y presumid. Es Marcos Ordoñez.

9 – Domingo 19:15 Sala 1 ALEGRÍAS DE CÁDIZ (Gonzalo García Pelayo, 2013). Int.: Jeri Iglesias, Fernando Ardúan, Óscar García Pelayo. España. B-R. 120′ Presenta Ricardo Adalia,

y el último día
19 – Miércoles 21:30 Sala 1 ALEGRÍAS DE CÁDIZ (Gonzalo García Pelayo, 2013). Int.: Jeri Iglesias, Fernando Ardúan, Óscar García Pelayo. España. B-R. 120′

5 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 30.01.2014

Corridas de alegría:

Tenemos la suerte que detrás de cada película hay un crítico, normalmente amigo, que la destaca y la señala como su preferida. Es el caso de “Corridas de alegría” y Marcos Ordóñez, escritor y crítico que publicó este artículo en El País cuando comenzaron los ciclos que ahora llegan a Madrid:
El gran García Pelayo (http://cultura.elpais.com/…/actualid…/1351711338_526576.html)
La estupenda historia de los Pelayos, haciendo saltar con justiciera pericia las bancas de incontables casinos, oscureció un tanto el lejano pero vivísimo perfil de cineasta de su patriarca, Gonzalo García Pelayo, uno de los tipos más creativos y tentaculares con los que he tenido la suerte de toparme. A finales de los setenta, yo le conocía como locutor (Para vosotros jóvenes), productor musical y adalid del rock andaluz (con Triana, Gualberto y Lole y Manuel a la cabeza), pero fue el irreemplazable José Luis Guarner quien me descubrió su película Frente al mar (1978), que llegó al cine Goya barcelonés con la etiqueta de cine S y astutamente retitulada como Intercambio de parejas frente al mar. ¿Un porno sureño? Guarner me dijo: “No te la pierdas. Es lo que los de la Escuela de Barcelona nunca se atrevieron a hacer”. Fuimos pitando, porque en aquella época todo lo hacíamos en plural. Ellos también, pero follando más. Y bebiendo, y filosofando, y mostrándose doblemente desnudos ante la cámara. Ellos (aprendimos a reconocerles, de película en película) eran Miguel Ángel Iglesias, Javier García Pelayo (su hermano, otro personaje legendario), Rosa Ávila, Ana Bernal. Extraña película: parecía improvisada pero todo estaba escrito. Y exhalaba, en mi recuerdo, un sorprendente aire otoñal y helado, una secreta desesperanza, como si su divisa fueran aquellos versos de Machado: “Con negra llave el aposento frío de su tiempo abrirá: desierta cama, y turbio espejo, y corazón vacío”.

Cuatro años después llegó el verano con Corridas de alegría (1982), una de las películas más libres, gozosas y desabrochadas del cine español. No era un buen título: parece que Andrés Vicente Gómez se emperró. Hay corridas y hay alegría, pero era infinitamente mejor el que le habían puesto Gonzalo y Javier: Sobre la marcha. Premisa: un trilero sin suerte (Javier GP) y un tipo que acaba de fugarse de la cárcel (Miguel Ángel Iglesias) para quemar todos los clubs del gángster que le envió al maco, se convierten en los sosias sevillanos de Kerouac y Dean Moriarty, recogen a una dama jaranera (Isabel Pisano) y se lanzan a la carretera dispuestos a pasárselo bomba. Una road movie con guion, pero abierta a todo lo que se encontraran por el camino. Y lo que se van encontrando supera cualquier previsión del espectador.

Corridas de alegría pudo haber compartido el público de Pepi, Luci, Bom (1980) y Laberinto de pasiones (1982) pero, por desidias de su distribución, solo atrapó el aplauso de un puñado de incondicionales entre los que, desde luego, me cuento; un puñado que hacía correr la voz de su existencia, y organizaba pases privados (era el fin de fiesta ideal de toda gran jarana) desde que la película apareció en vídeo.

El Festival de Sevilla dedica un ciclo y un homenaje merecidísimos al autor de ‘Frente al mar’
El año de su estreno, García Pelayo se despidió de la afición (“No dejé el cine: el cine me dejó a mí”) con Rocío y José, una joya de insólita pureza, mitad documental mitad ficción, con ecos (y mido mis palabras) de Pasolini y Ford, que narra la historia de amor de dos adolescentes en la romería que va de Triana al Rocío. Tuvieron que pasar tres décadas para que una nueva generación de cinéfilos, amamantada en el low cost y el underground por efecto de la crisis, descubriera su cine. La reivindicación comenzó, como suele suceder, al otro lado del charco: hará tres años, el Festival de Cine de Buenos Aires (Bafici) programó con gran éxito Frente al mar y Vivir en Sevilla (1978), su película favorita (en mi memoria destellan las memorables intervenciones de Silvio, de Farruco, del Niño del Taller). El Bafici fue la punta de lanza del rescate, pero también la labor de la combativa revista Lumière. En buena medida gracias a ellos, Gonzalo García Pelayo entrará, como quien dice, por la puerta grande de la Maestranza: el Festival de Cine Europeo de Sevilla ha organizado un ciclo de sus películas (del 6 al 10 de noviembre) y, entre el 5 y el 7, la universidad de su ciudad le dedica el seminario Penetrar la alegría. Un homenaje merecidísimo, al que seguirán otros dos, en el madrileño CineMad (16 al 25 de noviembre) y en la Filmoteca de Cantabria (Santander), del 21 al 28. Descúbranlo, háganse el favor.

El mejor crítico de entonces (y de la historia de la crítica española), José Luis Guarner publicó este analísis en su momento, 1982:

Corridas de alegría es un desenvuelto e inusual cruce de thriller hispánico y novela picaresca, donde se mezclan la aventura, el nihilismo y elsexo, algo así como una respuesta de Andalucía a Al final de la escapada. Viene a ser la historia de una búsqueda, que es también la de una huida hacia delante, el certificado de defunción de las ilusiones de una generación. Sus héroes son dos jóvenes andaluces desarraigados, dos modernos beatniks de producción nacional, el uno (Miguel Ángel Iglesias, también guionista de la película) en pos de la nunca encontrada mujer que ama, el otro (Javier García Pelayo) a la busca de emociones más o menos fuertes.
La suya es una peripecia dionisíaca, que no puede tener otro fin que la destrucción. Diversas mujeres se cruzan en su recorrido, desde una prostituta amigable (Isabel Pisano) hasta una amiga desamparada (Paula Molina), sin contar con varios personajes
emblemáticos. Gonzalo García Pelayo repite aquí, en parte, la feliz experiencia de Frente al mar, seguramente la más singular  sorpresa del cine español en 1980. Su nuevo empeño es menos ambicioso, más descuidado en su factura, pero conserva el mismo gusto de la provocación y una espontaneidad que no suele darse, ay, en las películas que por acá fabricamos, el encuentro de los
protagonistas con una pareja de la Guardia Civil y la sorprendente escena que sigue no nos dejará mentir. No adscrito a ningún grupo o escuela determinados, García Pelayo confirma tener una voz propia en el actual coro de jóvenes cineastas  hispanos. De ahí que esta película, con todas sus obvias limitaciones, resulte mucho más interesante para este cronista que, por ejemplo, el hueco profesionalismo de La colmena o la travesura de  Laberinto de pasiones.
José Luis Guarner,
El Periódico,
27-­X-­82
Por supuesto que es la película de peor factura (José Enrique Izquierdo Boza no la rodó) con peor foto y zooms con tirones que no pude evitar de nuestro alcohólico cámara. Nos hicimos la ilusión que al ser una historia de marginales importaba menos. No conocí a Guarner y desde antes le teníz enorme respeto por sus análisis de Rossellini etc. Poco después murió. Me hubiera gustado enseñarle otras películas. Javier repite protagonista con Miguel Ángel, como en Frente al mar.

Paseando por internet encuentro esto comentarios:
Limonchello8Hace 8 meses
Es una de esas películas diferentes y que no se olvidaran jamás.Gracias .
THJ000Hace 1 año
Mil gracias. ¿He dicho mil? ¡Qué sean diez mil! Supongo que pedir “Frente al mar” ya sería pecado, ¿no?
Luma maHace 1 año
Muchisimas gracias por poner esta maravilla de los 80. La ví entonces y siempre la quisé volver a disfrutar.
Amanda CarterHace 1 año
Versión andaluza de “On the Road”. Al cine de GGP por fin se le esta poniendo en su lugar. Casi no tenia medios y hacia rarezas tan interesantes como esta. Lastima no podamos ver aqui “Frente al mar” quizas su obra mas redonda y transgresora
matamehHace 1 añoen respuesta a Amanda Carter
si que está , “intercambio frente al mar.” buscala en este usuario
arrykiHace 11 meses
A mi me pasaba igual la vi en los 80 la tenía grabada pero el video no funciona y no la podía ver
Es una película con guión, que cuenta una historia, una película “normal”. (este comentario ya es mío).
Javier Ikaz Una road movie jonda (comentario de un poco más abajo.
Quizás Javier lo dice por la letra del tema principal (bulería lenta de Manolo Sánchez Pernía y que canta Ricardo Yunque):
” Porque la vida es asi, llantos, llantos, jirones…de las pieles de mi alma… que entre las desilusiones… por que la vida es asi… a tanto fuí renunciando… que he renunciado hasta a ti… cuando más te estaba amando… y tu continúas que soy muy feliz… y cuando me siento hundido… digo tu nombre cantando…quiero ver pasión y vida, muero, muero por seguirte amando…. muero, muero, muero, muero por seguirte amando…”
El bebé es Guzmán que luego hablará largo de los hombres antiguos en Alegrías de Cadiz

Esta primera sesión será presentada por Jordi Costa
7 – Viernes 17:30 Sala 1 CORRIDAS DE ALEGRÍA (Gonzalo García Pelayo, 1982). Int.: Miguel Ángel Iglesias, Javier García Pelayo, Paula Molina. España. 35mm. 75′
16 – Domingo 19:30 Sala 1 CORRIDAS DE ALEGRÍA (Gonzalo García Pelayo, 1982). Int.: Miguel Ángel Iglesias, Javier García Pelayo, Paula Molina. España. 35mm. 75′

4 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 29.01.2014

Frente al mar:

Frente al mar Gonzalo Garcia Pelayo

Hace unos días Boris Nelepo publicaba en su fb en ruso este fotograma subtitulado de “Frente al mar”, que dada la guasa del tema prefiero no traducir. Fue la única película que tuvo buena crítica hace 35 años. José Luis Guarner la votó como mejor película española de 1978. Parece que le gustó a Almodovar que ofreció papeles a Rosa Avila tras verla en esta cinta (también trabajó después con Amenabar). Solidísimo guión y diálogos del escritor José María Vaz de Soto en una casa espectacular de Chipiona donde pasé, de niño, varios veranos. A destacar la interpretación de mi hermano Javier Garcia-Pelayo. Olaf Möller, que la presentó con elogios abrumadores en la Viennale, escribió hablando de la “infidelidad controlada”:
From the moment he made first plans for production, García Pelayo has always considered VIVIR EN SEVILLA and FRENTE AL MAR one single entity, connected by a very causal relationship: The latter was to become the reflection of the former, in a different light – literally so, as it was shot in spring and the other the following autumn. Whereas VIVIR EN SEVILLA revolves around fidelity, FRENTE AL MAR deals with “controlled infidelity”: during a trip from Sevilla to Chipiona, three couples explore the joys of partner swapping. Unsurprisingly, their erotic journey is filled with lots of casual, complicated, long-lasting, wonderful sex. Even more than sex, however, they engage in talks – about all kinds of subjects: Following the end of Fascism, all community issues can, may, and must be reviewed, from partnership questions to national reform. After all, it is imperative to build a new and better society. Its hesitant optimism lends FRENTE AL MAR an inner radiance that is incredibly rare, infinitely precious – both in life and in film.

Rubén García López presentará hoy la película en la Filmoteca. En su fb escribió este texto:
A las 17:30, estaré en el cine Doré presentando “Frente al mar”, obra maestra fundamental de Gonzalo Garcia Pelayo, cine erótico de altura, culminación de esa suerte de política de los afectos, política de la carne, que se postula en todo su cine. Como muestra de que sigue siendo la más menospreciada de sus películas, solo hay un pase, así que no perdérselo, porque si me pongo chulo hasta os diría que es la mejor de todas!

(Creo que José Luis Guarner hubiera estado de acuerdo con Rubén. También Olaf Möller)
“El viaje a Chipiona, Cádiz, de tres parejas que pretenden encontrar la verdad que hay debajo de sus pieles mediante el intercambio de parejas y el sexo cariñoso por encima de las convenciones morales de sus padres, resulta ser una buddy movie política, dubitativa y muy esclarecedora del desconcierto de un país que de repente se ve tan libre y lleno de posibilidades como cuando se mira al horizonte nadando en el mar.” (Álvaro Arroba)


Un solo pase 6 – Jueves 17:30 Sala 1 FRENTE AL MAR (Gonzalo García Pelayo, 1979). Int.: Miguel Ángel Iglesias, Javier García Pelayo, Rosa Ávila. España. 35mm. 88

2 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 27.01.2014

Vivir en Sevilla

Vivir en Sevilla de Gonzalo García Pelayo

“Vivir en Sevilla es tanto de bagaje vivencial (Garrel y Eustache) como cultural (Godard) y sin embargo profundamente andaluz (casi gitano) de raíz, lo que le aleja de cualquier sospecha de afrancesado acomplejado. Sus territorios son los lapsos de descanso de sus héroes. Atiborrada de ideas visuales y narrativas, Vivir en Sevilla es una de las obras maestras olvidadas del cine español.” (Álvaro Arroba)
Álvaro me escribe un email (no nos conocíamos) diciéndo que ha votado esta película entre las ¡¡ 10 mejores de la historia !!. Es un correo electrónico, él se llama Arroba y creo que es una broma. No lo era:
http://explore.bfi.org.uk/sightandsoundpolls/2012/voter/823
Es el sondeo que cada diez años hace Sight and sound entre críticos y directores de todo el mundo los aficionados a las listas (Javier Ikaz etc.) guarden este link, por ejemplo Francis Ford Coppola vota al lado del crítico sevillano Francisco Algarín, también vota Woody Allen, Manoel de Oliveira, Quentin Tarantino, Paulino Viota, Abel Ferrara, Aki Kaurismäki, Luis Miñarro, Kenneth Branagh, Juan Campanella, Hong Sangsoo, Martin Scorsese, Fernando Colomo, Arturo Ripstein, Béla Tarr, Ventura Pons, Sam Mendes, Pere Portabella, Olivier Assayas, Miguel Gomes etc). La número 1 era Vértigo de Hitchcock y Vivir en Sevilla quedaba en el puesto 900. Creyeron a Álvaro y a partir de ahí, ciclos en Sevilla, Santander, Viena, ahora Madrid y después Paris, Coruña y Lisboa.

Vivir en Sevilla de Gonzalo García Pelayo

Voz en off : Miguel miró a Teresa y se le ocurrió decirle: Teresa, ¿por qué no te quitas el vestido? A Teresa le hizo gracia la ocurrencia y añadió: ¡qué libre me siento aquí Miguel, respirando aire y sin vecinos que nos puedan ver! Al quitarse el vestido le dijo: de todas maneras tengo combinación, vente aquí, no? Le pidió Miguel. Al verla acercarse le dijo: ¡qué guapa estás así! La vio con la combinación blanca que recordó que tanto le gustaba. Levantarle la falda a una mujer es lo mejor que han hecho estas manos en toda su vida, dijo Miguel, luego le añadió: ¿qué prefieres que te diga? ¿te amo y te deseo? o ¿te deseo y te amo? Teresa también le respondió enseguida: Ahora dime te deseo y te amo, cuando me vaya dime te amo y te deseo. Miguel añadió: si pudiésemos solo ver el vientre y los muslos de todas las mujeres, el único problema consistiría en que tuviésemos la suerte de que todas llevases bragas blancas, podríamos liarnos con cualquiera de vosotras o con todas a la vez, sin peleas, sin celos, sin que nadie tuviera que abandonar a nadie. Y ella le contestó: pero te han debido enseñar por ahí amor mío que las mujeres somos algo más que unas bragas blancas obedientes como yo en estos momentos. Claro, ya lo sé, le dijo Miguel, sois también la ilusión, el descanso, las caderas, la fuerza, las manos, los pechos, la inocencia, el cuello, el perfume, el pelo, los labios, la cara, la alegría y los ojos. ¿Con qué prefieres hacer el amor de todo eso que has dicho? Vamos a ir cada día que nos veamos, uno a uno. Bien, hoy la alegría, tocarla, acariciarla, penetrar la alegría, dijo Miguel, poco después, añadió:
– Quizás no han sido ciertas algunas de las tonterías que he dicho pero es verdad que te quiero, es verdad que te deseo, que amo tu carne, te quiero porque eres una mujer, también te quiero por ti misma pero sobre todo porque eres una mujer.

(El ciclo de conferencias en la Universidad de Sevilla que coordinó Manuel J. Lombardo se llamó “Penetrar la alegría” por esta secuencia)

Vivir en sevilla de Gonzalo García Pelayo

Miguel lee: – Juan no podía creer que estaba con ella allí delante suya, le pidió que abriera su bata y que viniese hacia él, lentamente, moviendo su coño entre sus muslos, se echó para atrás y mientras que ella se sentaba sobre su pecho sintió cómo los músculos de sus caderas poco a poco se relajaban al poner su coño sobre él, levantó los ojos para ver su cara y Juan gimió, sufría, era el querer ser y no poder, ella decía su nombre y le sonreía, no porque le divirtiese su sufrimiento, su angustia, sino porque ella ya era, ya estaba en ella misma, en el amor, y Juan no, se dio cuenta que había dos dimensiones entre ellos, por eso dijo: quiero sentirte sobre mí, quiero que orines en mi pecho, un ale de contracción y de nuevo un gran relajamiento del vientre y de los muslos sintió Juan sobre sí, también su orín caliente, era de ella, venía de dentro suyo, se sintió parte de ella, siempre pensó que este tipo de relaciones no le interesaba pero estaba descubriendo que solo tenía interés con la mujer a la que de veras se ama, que de esa forma se obtenía todo su ser y ella lo tenía a él todo entero. Quiso seguir en este camino y le pidió algo que nunca había imaginado, quiero tomarte por el ano, deseo penetrar en ti, en tu intestino. Al entrar en su cuerpo Juan sintió que nacía allí, deseó lanzar fuerte su semen y recorrerla toda por dentro disolviéndose en ella, en su estómago, en su esófago, por la garganta hasta su cerebro.

He enviado este relato, único erótico que he escrito a:
EDISI organiza un nuevo concurso de relatos eróticos para La I Muestra Eroslove www.eroslove.es
Consultad las bases en: http://www.edisi.es/wp-cont…/uploads/…/01/BASES-CONCURSO.doc
Y los premios del concurso en: www.edisi.es
www.eroslove.es

“Vivir en Sevilla” ha pasado de las 160.000 visitas en youtube, cosa que para algo con 36 años desde que se hizo es una cifra inesperada y sorprendente. En Madrid se estrenó, no fue nadie y ahora se vuelve a dar en pantalla grande. Dos pases en la Filmoteca española, Cine Doré, calle Santa Isabel nº 3 Madrid:

4 – Martes 19:45 Sala 1 VIVIR EN SEVILLA (Gonzalo García Pelayo, 1978). Int.: Ana Bernal, Miguel Ángel Iglesias, Lola Sordo. España. BSP. 108′
Mesa redonda con la presencia de Gonzalo García Pelayo, Manuel Asín, Luis López Carrasco, Álvaro Arroba, Ricardo Adalia Martín y Luis García Gil

15 – Sábado 20:00 Sala 1 VIVIR EN SEVILLA (Gonzalo García Pelayo, 1978). Int.: Ana Bernal, Miguel Ángel Iglesias, Lola Sordo. España. BSP. 108′
El dia 4 habrá, al final, mesa redonda con presencia de Álvaro y otros amigos, todos muy del cine.

 

1 Filmoteca Española, ciclo Gonzalo García Pelayo

Gonzalo García Pelayo 26.01.2014

Manuela:

Manuela de Gonzalo García Pelayo

“Manuela” la vio mucha gente, un millón doscientas mil personas, y luego en televisión no se cuantos más. Pero no le gustó a ningún crítico de entonces (año 1976). Desde que la crítica nueva (española y foránea) la ve por primera vez hace dos años, redescubierta por Álvaro Arroba, es la que les gusta a todos (en las otras, discuten). Paulino Viota hizo un magnífico análisis en la Filmoteca De Cantabria Cine Club y la comentará en el ciclo de París. Es un melodrama convencional con otras segundas intenciones que no han sido percibidas hasta ahora. Se proyectará:
2 – Domingo 17:30 Sala 1 MANUELA (Gonzalo García Pelayo, 1975). Int.: Fernando Rey, Charo López. España. 35mm. VESI. 102′.
11 – Martes 20:00 Sala 2 MANUELA (Gonzalo García Pelayo, 1975). Int.: Fernando Rey, Charo López. España. 35mm. VESI. 102′.
“El amor de Manuela viene dado por la necesidad de introducir una novedad en una vida y una zona donde parece imposible que llegue alguna. Su entorno es, literalmente, un desierto. Su gesto tiene mucho de alegórico y viene a puntuar el que tiene lugar durante el impresionante arranque de la película: la misma Manuela, algunos años antes, baila sobre la tumba del terrateniente que asesinó impunemente a su padre. Recordemos que estamos en 1975, acaba de morir el dictador Francisco Franco, y España debate sobre qué hacer con su destino.” Ricardo Adalia Martín)

Manuela es sobre todo Charo López y la música.

Muchas de las segundas intenciones de “Manuela” las cuenta la música. Tres links de youtube en orden de acción:
Triana

Lole y Manuel

Lole y Manuel

Me gustaría tener el trozo de “En el lago” (Triana) con ella caminando por el prado verde con los aspersores, y “La canción de la primavera” de Gualberto, y todo lo de Hilario Camacho (¡ El agua en sus cabellos !) y Goma que cierra.