Everybody in Paris talks….

Gonzalo García Pelayo 21.03.2014

Boris Nelepo en Jeu de Paume cilco Gonzalo García Pelayo

Boris Nelepo se fotografía con nosotros y escribe: After the avant-première of beautiful Rocío y José in Jeu de Paume. Everybody in Paris talks now about great Gonzalo Garcia Pelayo and his films.
Llegó de Rusia con una revista (que tengo en mis manos) de 16 páginas a color de texto y fotos de nuestras películas. Lo mejor de todo, ¡ en cirílico !, la ilusión que siempre tuve. Llegan de Cádiz Jeri y actrices de las Alegrías de allí y todos juntos, más contentos que el ángel de la guardia con Oliveira. París es una fiesta.

Revista en la que Boris Nelepo habla del cine de Gonzalo García Pelayo

Esta es una doble página (hay ocho dobles) de la revista rusa donde Boris Nelepo escribe de todas las películas. A la izquierda fotos y a la derecha texto en glorioso cirílico. Esta es la dedicada a Alegrías de Cadiz que vamos a estrenar en París dentro de tres horas. La foto de Manuela es un descubrimiento de Boris que ve en el final de esta película parecido gesto de la actriz con el de Laura al final de Alegrías, pequeña foto a su lado. No lo pensé al rodarlo y me gusta que un crítico sagaz me muestre estas coincidencias de estilo con 38 años de diferencia.

Comentarios:

  • Rubén García López Coño, Gonzalo, que mujeres agachando la mirada hay decenas en tus pelis!! Descubrimiento, lo que se dice descubrimiento…

  • Gonzalo Garcia Pelayo Sí, pero estos son dos finales.
  • Rubén García López Menos herniamiento todavía, entonces, jaja. En cualquier caso, la mirada de Manuela no es final. En esa foto, Manuela está sola como lo estaba su madre y todo, este hecho y su ropa de luto, nos hacen ver que correrá el mismo destino que aquella (que desaparece de la película, no olvidemos, de pura soledad). Sin embargo, llega Antonillo. Y entonces Manuela levanta la mirada, sonríe y se quita el pañuelo de la cabeza, tal como hizo escenas atrás a petición de su marido. Se abrazan y tú escribes en pantalla: “el amor está viniendo/es posible la vida”. La mirada abajo de Alegrías de Cadiz es otra historia, es esa aceptación del destino universal que yo explico como sabes con una cierta obsesión de tu cine por la Virgen del Rocío como emblema de femineidad. En realidad, esas dos miradas se oponen en su fondo, aunque sin duda se relacionen en su superficie (que no es poco importante).
  • Gonzalo Garcia Pelayo Magnífico análisis Ruben. Gracias.