Estreno de “Todo es de color”

10.03.2016

Eduardo dijo ayer: feliz, visiblemente pletórico, a la salida de la proyección. «Estoy bastante impresionado porque Todo es de color resume a la perfección cuál es el espíritu de Triana» Gran abrazo y magnífico artículo en El Mundo de José María Rondón:
http://www.elmundo.es/…/2016/03/09/56e07838e2704ecc738b4583…
«Triana son nuestros Beatles. Ellos son los Beatles de Andalucía», sostiene Gonzalo García-Pelayo, el productor del primer trabajo discográfico del grupo allá por 1975 y el director de la película-homenaje Todo es de color, que llegará a los cines el 11 de marzo. El preestreno del filme en los cines Alameda fue un ‘hola, qué tal’ de tiempos mejores, que convocó al grito de «rock and roll y flamencura», entre un nutrido grupo de familiares y admiradores, al único superviviente de la banda: Eduardo Rodríguez Rodway.Eduardo, que vive desde hace años retirado en Los Caños de Meca -«en la punta del continente», así sitúa su hogar en el mapa-, estaba feliz, visiblemente pletórico, a la salida de la proyección. «Estoy bastante impresionado porque Todo es de color resume a la perfección cuál es el espíritu de Triana», señaló, al tiempo que añadía a su reflexión sustantivos como banderas: «creatividad», «libertad», «rebeldía»… «Esta propuesta sólo la podían hacer los García-Pelayo», remató el guitarrista de Triana. Y es cierto. Porque Todo es de color, una producción de Góndola Films que cuenta con la colaboración de Canal Sur, no es una película al uso. Ninguna lo es si Gonzalo García-Pelayo está detrás de las cámaras y su hermano Javier, mánager de la banda, es el autor del guión y principal protagonista. No es una película de ficción, obviamente. Tampoco un documental sobre la centelleante aparición de la banda en el panorama musical de los setenta. ¿Entonces, qué es? Pues, en palabras del director, «un ensayo poético». La película arranca en el cementerio de la localidad madrileña de Villaviciosa de Odón, junto a las tumbas de los dos miembros fallecidos de Triana, el cantante Jesús de la Rosa y el percusionista Juan José Palacios, Tele, autor, junto al también desaparecido Manuel Molina, del tema que da título a la película. A partir de aquí, Javier García-Pelayo encabeza un grupo de moteros que viaja a Los Caños de Meca para asistir a un concierto tributo a Triana con las bandas Zaguán y Aljibe. «Es una película-experiencia», señala Gonzalo García-Pelayo. «Y, además, está permitido cantar durante la proyección», apostilla su hermano Javier, quien protagoniza algunas escenas verdaderamente delirantes en el filme como el episodio onírico que acompaña las notas de Hijos del agobio o el descacharrante atraco a una farmacia de Sevilla, donde el que fue mánager de Triana rechaza al agresor amenazándole con la dentadura postiza. Es inevitable oír hablar a Gonzalo García-Pelayo y que no salgan referencias a otras películas, a otros directores, que han influido en Todo es de color. En pocos minutos cita Un perro andaluz de Luis Buñuel o Stromboli de Roberto Rossellini, en la que, según confiesa, sacó de Ingrid Bergman la inspiración para diseñar el papel de su actriz protagonista, Natalia Rodríguez. Él, que ha retomado con intensidad su labor como director -trabaja ya en tres nuevas películas-, vincula también Todo es… con su labor como productor musical. «Recuerdo perfectamente que el álbum de El Patio se concluyó de mezclar el 21 de marzo de 1975, precisamente con Todo es de color, cuando ya estaba amaneciendo. Yo salí al exterior del estudio para tomar un respiro. También lo utilicé en mi primera película, Manuela, donde también incluí En el lago, un tema que todavía hoy me sigue rompiendo». Para Todo es de color -expone su productor, Paco Millán- se ha creado una banda sonora que representa una muestra de la música de Triana, con temas que se mezclan entre sí, con arreglos y música añadida por los artistas que también participan en la película, como Raimundo Amador, Gualberto y Manuel Imán, entre otros. La película se estrenaráeste viernes 11 en nueve salas de Málaga, Huelva, Cádiz, Chiclana, El Puerto de Santa María y Sevilla, donde se recordará al grupo con diversas actividades en la Alameda.

Todo es de color