Encantado con la película “Todo es de Color”

23.03.2016

Foto: Con Eduardo Rodríguez Rodway (Triana) y con Yuyu (de Cádiz) en el patio de la Ser en Sevilla. La tiró Susana Lopez Corcuera.
Texto: de Washy Fernández (de Cádiz), gracias Washy:
Encantado con la película “Todo es de Color”, el homenaje a TRIANA de Gonzalo Garcia Pelayo, una película que no solo hace un repaso magistral a la carrera musical del grupo sevillano, si no que además refleja perfectamente el espíritu que más allá de las canciones transmitían Jesús, Tele y Eduardo, y que se ha mantenido hasta nuestros días, la libertad, el amor, los paisajes, los sueños… La vida… Un recorrido desde el cementerio donde están Jesús y Tele, pasando por Sevilla, donde se mezclan imágenes de la época con los lugares que frecuentaba el grupo, hasta llegar a los Caños de Meca, la punta de los continentes, lugar mágico, acompañado de una gran fotografía, donde el sonido del mar y el Rock Andaluz se funden bajo la mirada del Faro de Trafalgar, testigo de batallas navales y mentales, como dice Javier Garcia-Pelayo, protagonista e hilo conductor de la película al final de la misma… Grandes escenas musicales como la reunión junto a un lago de grandes músicos como Gualberto, Raimundo Amador, Manuel Iman o Miguel Galán, improvisando sobre el Sr. Troncoso y En el Lago, o la reunión en la playa de los Caños con Diego Pozo y Vanessa García-Pelayo, con baile a la luz de la hoguera de la hija del director de la película. En otras geniales escenas me he acordado de otras películas de Gonzalo, como Vivir en Sevilla o Frente al Mar, con los monólogos filosóficos de Javier o Corridas de Alegría, con la aparición en una reunión en casa de Eduardo Rodríguez, único superviviente del grupo, de dos personajes míticos de Los Caños. Otra de las cosas que me ha encantado de la película es la interpretación del significado de varias canciones a través de los sueños, En el Lago, con su viaje lisérgico, e Hijos del Agobio y Sentimiento de Amor, con una historia surrealista y profunda con el castillo de Castellar como testigo. Gran papel también de Jorge Cadaval como americano trianero y Alfonso Sánchez, como dueño del camping donde se desarrolla la parte final de la película, con un concierto de Miguel Zaguán, Aljibe y Randy López, que interpretan de forma entrelazada Hasta Volver… En definitiva, una película que me ha confirmado que Triana y el Rock Andaluz es algo más que un estilo musical, es un estilo y una filosofía de vida. Gracias Gonzalo y Javier por mantener este legado. Y mientras escribo esto, veo la primera película de Gonzalo, Manuela, con una imagen de La Giralda que se repite en Todo es de Color y con la música de Triana y Lole y Manuel, cuando empezaban allá por 1975. Hoy, más de cuarenta años después, esa música callejera que empezaba a sonar es una leyenda viva…

Todo es de color